El primer ministro pakistaní, Nawaz Sharif. (AFP)
COMPARTE

El primer ministro de Pakistán Nawaz Sharif, fue convocado por una comisión encargada de investigar las acusaciones de corrupción vertidas contra su familia a raíz del escándalo de los papeles de Panamá, indicaron responsables gubernamentales.

El primer ministro, Nawaz Sharif, está acusado de haber ocultado la verdad sobre las sociedades y bienes inmobiliarios que poseen sus hijos a través de sociedades de cartera con ventajas fiscales, sobre todo su hija, Maryam Nawaz, que aparece como su heredera política.

La familia está acusada de corrupción, un caso que ha estado en el candelero desde hace meses y que casi le cuesta a Sharif la destitución, un año antes de las elecciones.

“El gobierno recibió una carta de la Comisión de Investigación Conjunta en la que se le ordena presentarse ante esta comisión, y se presentará”, indicó el domingo por la noche la ministra de Información, Marriyum Aurangzeb, en televisión.

La misiva, que circulaba por las redes sociales, insta a Sharif a “presentarse ante la Comisión de Investigación Conjunta (JIT) el jueves 15 de junio” y llevar consigo “todos los documentos necesarios”.

Esta comisión está formada principalmente por representantes de la oficina anticorrupción y de los servicios secretos militares y fue creada a finales de abril por el Tribunal Supremo de Pakistán. Tiene la misión de cerrar el caso en un plazo de 60 días.

El opositor paquistaní Imran Khan urgió al primer ministro a apartarse del cargo durante el tiempo que dure la investigación.

El escándalo estalló el año pasado, cuando el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) publicó alrededor de 11,5 millones de documentos secretos procedentes del bufete de abogados panameño Mossack Fonseca, los denominados papeles de Panamá.

La investigación de Pakistán gira en torno a la financiación de apartamentos londinenses de lujo, que la familia Sharif posee a través de sociedades con ventajas fiscales gestionadas por el despacho panameño.

Los simpatizantes de Sharif aseguran que los fondos provienen de empresas familiares con sede en Pakistán y en el Golfo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.