COMPARTE

Lenin, promotor de la revolución bolchevique siempre  decía que “las revoluciónes son como los árboles y, por lo tanto, se reconocen por sus frutos”. Ahora bien, si ese axioma es cierto  – y desafío cualquiera a refutarlo – y tenemos que juzgar a la revolución bolivariana por los frutos que ha dado en estos 18 años, nuestro juicio no podría ser más negativo porque  vivimos en un país que ha producido solo hambre, pobreza, inflación, miseria, odio y violencia, en un país donde hay una corrupción como jamás la había habido antes, que ha invadido, cual metástasis cancerígena, todos los sectores de la vida social, en un país donde hay una justicia manejada por la gente del poder, en un país donde no se consiguen medicinas, donde los hospitales son totalmente ineficaces, en un país donde hay escasez de todo, en un país donde hay que importar el 94% de lo que se consume, en un país con una un tasa de inflación superior a  los tres dígitos que reduce drásticamente el poder adquisitivo de los sueldos, en un país donde la delincuencia, los robos, los secuestros de personas, los asaltos se han convertidos en dueños absolutos, en un país que está completamente de rodillas y donde la clase media ha caído en la miseria y los pobres han precipitado en la más negra indigencia, en un país en fin donde hay un presidente que considera la humana y lógica protesta de esa pobre gente hambrienta como un intento de golpe.

Y lo grave no es solamente eso, que de por sí es gravísimo, sino que esos señores que están mandando y cuya gestión hasta ahora ha producido los …daños desastrosos que acabo de nombrar, nos tienen amenazados diciendo que  esa revolución seguirá sea como sea, afirmando que esas protestas desesperadas pero humanas y legítimas son al margen de la Constitución y la antesala de un golpe de estado.

Lo he dicho en otras oportunidades pero le reitero. El error más grave que pueda cometer un político es subestimar la capacidad intelectiva de un pueblo. Díganme con toda la transparencia del mundo  ¿quién violó la Constitución reciententemente en un claro intento de golpe de estado? ¿ese pobre pueblo desesperado  reclamando democráticamente por sus sagrados derechos….o este gobierno seudo-revolucionario, inhabilitando la soberana Asamblea nacional electa democráticamente por el pueblo y pretendiendo asumir funciones que constitucionalmente no le corresponden? No se dejen condicionar por falsas acusaciones fruto de la desesperación, contesten con serenidad y ponderación y actúen en consecuencia.  No tengan miedo porque está en juego Venezuela entera…y no es poco!

Desde Italia – Paolo Montanari Tigri




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.