Marcos Pérez Jiménez huyó a bordo del avión presidencial "La vaca sagrada". Foto Cortesía
COMPARTE

Este 23 de enero se celebran 59 años de la derrocamiento de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. El primero de enero de 1958 se produjo el primer intento de rebelión militar contra la dictadura. El movimiento encabezado por el Coronel Hugo Trejo contó con la participación de un buen número de oficiales de la guarnición de Caracas y de Maracay, principalmente de la Fuerza Aérea.

No solo fue un movimiento popular de la clase obrera y estudiantil, la rebelión estuvo protagonizada por el pueblo y uniformados de la Fuerza Armada Nacional.

El descontento militar arreció la madrugada del 1° de enero del 58 con el alzamiento de la Fuerza Aérea, cuyos aviones de turbina despertaron la capital con su espeluznante sonido; un intento de golpe desafió al régimen desde lo alto y marcó el inicio de la caída perezjimenista.

El pueblo tomó las calles de las principales ciudades del país para celebra la caída de la dictadura. (Foto Cortesía)
El pueblo tomó las calles de las principales ciudades del país para celebra la caída de la dictadura. (Foto Cortesía)

Desde ese momento, las huelgas, manifestaciones y enfrentamientos entre los civiles y la policía del Estado se hicieron inminentes, al igual que las torturas contra los opositores y el incremento de presos políticos.

Los 22 días de tensión y desasosiego que figuró la alianza cívico-militar, obligaron a Pérez Jiménez (quien aún tenía apoyo de la institución castrense) a despedirse del Palacio presidencial y a refugiarse en República Dominicana.

El 22 se reúnen altos jefes militares en la Academia Mi­litar para considerar la situación. Sus deliberaciones concluyen formando una Junta Militar de Gobierno que pide la renuncia a Pérez Jiménez. En la noche del día 22, la Marina de Guerra y la Guarnición de Caracas se pronunciaron contra la dictadura; y Pérez Jiménez, privado de todo apoyo en las Fuerzas Armadas, huyó en la madrugada del 23 de enero, rumbo a Santo Domingo

Era la madrugada del 23 de enero de 1958, cuando Marcos Pérez Jiménez huía del país con destino a República Dominicana a bordo del avión presidencial “La Vaca Sagrada”, luego de que Venezuela pasara 22 días de protestas contra la gestión que desarrollaba el dictador, quien fue derrocado por un golpe de Estado.

El pueblo de Caracas y de Venezuela se volcó a las calles en señal de júbilo patriótico. En los sótanos de la Seguridad Nacional se escuchó el grito: “¡Cayó Pérez Jiménez!” y empezaron a salir de la cárcel los presos.

JUNTA MILITAR

Tras la salida del dictador, a las 4:00 a.m., se constituyó una Junta Militar de Gobierno que presidió Wolfang Larrazábal y se nombró un primer gabinete.

Reconocidos miembros del perejimenismo fueron obligados a renunciar y reemplazados el día 24 de enero por dos representantes del gremio empresarial venezolano como son Eugenio Mendoza y Blas Lamberti.

23 de enero de 1958

El hecho occurió a pesar de que un mes antes, se efectuó un plesbicito para prolongar la gobernabilidad de Pérez Jiménez, solidificar el régimen y darle legitimidad ante las Fuerzas Armadas, luego de que el 1 de enero de 1958 un levantamiento militar fue develado y, con ello, se originó una crisis de liderazgo militar que puso en tela de juicio el poder absoluto de Pérez Jiménez en las FFAA.

El gobierno de Pérez Jiménez se caracterizó por dirigir el país con gran represión, con una línea de gobierno conservadora, derechista, nacionalista y militarista. Durante este período la persecución política aumentó, la censura y la autocensura contrastaba con los avances que vivía el país para el momento.

Partiendo de su ideología del “Nuevo Ideal Nacional”, Pérez Jiménez insistió en que Venezuela debía tener un propósito que integrara la transformación física y el mejoramiento integral de los ciudadanos.

Contradictoriamente a la situación política, el país se convirtió en el destino de cientos de inmigrantes europeos que huían de sus naciones como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial. En ese entonces Venezuela vivía un gran auge económico.

Esos días sellaron una nueva etapa en la historia de la Venezuela contemporánea. Este 23 de enero se cumplen 59 años del derrocamiento del perejimenismo y la celebración del triunfo del pueblo.

Con información de Unión Radio y 2001

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.