La Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible, más conocida como “Obamacare”, fue uno de los legados más preciados de la presidencia de Barack Obama (2009-2017), y su derogación y sustitución por otra fue una de las promesas de campaña del actual presidente de EEUU, Donald Trump.

La decisión adoptada en las últimas horas por un juez federal de Texas de declarar inconstitucional la ley, lo que deja en el limbo la cobertura médica de unos 20 millones de personas, se produce después de que el Congreso modificara hace unos meses de forma parcial esta norma, promulgada en 2010, en el marco de la reforma fiscal promovida por Trump.

El fallo responde a una demanda que interpusieron una veintena de estados republicanos después de que la reforma fiscal eliminase las multas que el “Obamacare” preveía para quien no tuviera un seguro médico.

Antes de la sentencia del juez federal de Texas, el Tribunal Sumpremo estadounidense había fallado en dos ocasiones a favor del ‘Obamacare’: en 2012 por 5 votos a 4, y en 2015 por 6 a 3. En ambas ocasiones, el juez conservador John Roberts votó junto a los cuatro demócratas para decantar la balanza del tribunal.

– ¿Qué reformas introdujo el ‘Obamacare’, cuyo futuro es incierto?

Hasta su llegada, en 2010, las aseguradoras estadounidenses podían subir los precios de los seguros médicos en función de las enfermedades padecidas por sus clientes, de manera que alguien que hubiera sufrido, por ejemplo, un cáncer, tenía que pagar mucho más por sus pólizas que alguien con un historial sano.

Esa lógica arruinaba a miles de familias en el país.

Con la promulgación del ‘Obamacare’, la ley exigía a la mayoría de los adultos que estuvieran cubiertos por un plan de salud, ya fuera proporcionado por su trabajo o por el Gobierno, arriesgándose, en caso contrario, a ser penalizados con una multa.

Para aquellos con ingresos bajos se establecieron créditos fiscales con el fin de subvencionar el pago del seguro de salud y para ello se estableció el plan Medicaid, el programa de salud del Gobierno de EEUU para personas de bajos recursos.

Sin embargo, debido a que Medicaid es gestionado por cada estado, los mismos pueden optar individualmente por no ampliar dicho programa.

La ley ahora declarada inconstitucional afecta además a ciertos aspectos de la industria privada de los seguros de salud y a los programas públicos sanitarios mismos.

La ley ya había sido modificada durante el mandato de Trump.

En octubre de 2017, y tras varios fracasos en el Congreso para sacar adelante una nueva ley de salud por la fuerte división interna en el propio bando republicano, el actual presidente Trump se saltó esta Cámara y consiguió anular algunos requisitos para empezar a desmantelar el ‘Obamacare’, una de sus promesas de campaña.

Para hacerlo, el mandatario tuvo que recurrir a la “orden ejecutiva”, una potestad exclusiva del presidente estadounidense.

Trump considera que la reforma sanitaria de su antecesor ofrece servicios médicos muy caros, viola la libertad de los individuos al obligarles a comprar un seguro médico y es demasiado restrictiva al impedir que los ciudadanos compren seguros médicos fuera de sus estados de residencia, aspectos que está decidido a cambiar. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.