COMPARTE
Militar de oficio, viajero incansable y “geógrafo de corazón”, así define la historia venezolana y colombiana a Agustín Codazzi, quien nació en Lugo (Italia) el 12 de julio de 1793. A la edad de 17 años, cuando se preparaba para ingresar en la Universidad de Bolonia para cursar estudios de derecho, cambia de opinión y decide alistarse en uno de los cuerpos militares que se formaban en Italia para combatir a los ejércitos de Napoleón Bonaparte.
Después de la batalla de Waterloo (junio de 1815) y del derrumbe del imperio napoleónico, Codazzi, se dirige hacia Constantinopla donde se encuentra con un amigo suyo, el capitán Constante Ferrari. Juntos, emprenden un viaje de aventuras por el norte de Europa; atravesando Grecia, Moravia, Valaquia, Rusia, Polonia, Prusia, Suecia y Dinamarca, llegando hasta Holanda. En este último país, decide embarcarse hacia Estados Unidos, para participar en el proceso de independencia latinoamericano, como Comandante de Artillería.
En 1819 conoce en Bogotá, al líder de la independencia latinoamericana, Simón Bolívar y debido a su convicción republicana desempeña diversos cargos militares en Venezuela. Tras la disolución de la Gran Colombia (1829-1830), José Antonio Páez, General en Jefe de la Independencia de Venezuela, le encomienda el levantamiento de un mapa de su país, elaborando no solo datos geográficos, sino físicos  y estadísticos de cada región.
Finalizadas sus operaciones topográficas en la región central y sur de Colombia, Codazzi decidió continuarlas por la parte norte (1858), descendiendo por el río Magdalena hasta la laguna Zapatosa y río César. Encontrándose en sus labores le sorprendió la muerte en el pueblo de “Espíritu Santo” (hoy denominado Codazzi), entre Chiriguaná y Valledupar, en región cercana a la frontera con Venezuela.
Los restos de Agustín Codazzi fueron sepultados inicialmente en aquel sitio, fueron trasladados primero a la iglesia de San Juan de Dios, en Bogotá; luego a la catedral de Valencia y finalmente al Panteón Nacional, el 16 de diciembre de 1942.



Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.