El cadáver de un sacerdote mexicano que había sido secuestrado fue reconocido el miércoles por su familia en una morgue del centro del país, con lo que suman tres los curas ultimados sólo en abril, informó una fiscalía regional.

Las autoridades encontraron el cadáver de José Moisés Fabila Reyes, de 83 años y capellán del Coro de la Basílica de Guadalupe de la capital mexicana, en un lote baldío del céntrico estado de Morelos el domingo pasado, pero recién fue reconocido por su familia el miércoles en la noche.

“Es la noche de este miércoles, cuando acude a las instalaciones del Servicio Médico Forense en la capital del Estado, quien dijo llamarse Elizabeth y reconoce el cuerpo como el de su padre identificado como Moisés Fabila Reyes”, detalló a la prensa la fiscalía de Morelos en un comunicado.

El presbítero estaba de vacaciones en Cuernavaca, capital de Morelos, cuando fue secuestrado el pasado 3 de abril, reportó el Centro Católico (CCM) Multimedial en su página electrónica.

“Los familiares habrían entrado en negociaciones con los delincuentes acordando la cantidad de 2 millones de pesos (unos 105.000 dólares)”, pero “de acuerdo a las primeras informaciones, la resistencia del hombre cedió antes de que se consumara el acuerdo de negociación. El rescate fue pagado, pero Fabila Reyes ya había fallecido”, reveló el CCM.

“La Iglesia ha tenido su ‘abril negro’. Tres sacerdotes han muerto en circunstancias violentas”, denunció el organismo.

El 18 de abril, el cura Rubén Alcántara, de la diócesis de Izcalli, del Estado de México, fue asesinado en el interior de su iglesia.

Tres días después, el sacerdote Juan Miguel Contreras, de 33 años, de la Arquidiócesis de Guadalajara, fue ultimado a balazos también en el interior de su templo en plena sacristía.

Entre otras cosas, el cardenal José Francisco Robles atribuyó en días pasados la violencia contra los sacerdotes a la campaña electoral para las presidenciales del 1 de julio en México.

“Siempre que viene un proceso de elecciones, la mayoría que tiene responsabilidades, brinca a otro estatus para asegurar el periodo que viene y desde luego que se relaja el tema de la seguridad”, dijo el cardenal.

En lo que va de 2018, cinco sacerdotes han sido asesinados. En 2017, fueron cuatro, de acuerdo al CCM.

str-jg/yow




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.