Me refiero a la lucha política y social, que conlleve un cambio efectivo, así sea abriendo el camino para ese cambio, lo cual ya sería el comienzo de una etapa hacia la democracia, la justicia social, el renacimiento económico y, en suma, la superación de la catástrofe en que está sumida Venezuela, y de su causa principal o la hegemonía despótica y depredadora que aún impera.

Una lucha política y social de esa naturaleza y objetivo, se encuentra en estado de latencia. No hay articulación, por ejemplo, entre el inmenso rechazo social a Maduro y los suyos, y la mayoría de los voceros que se consideran representantes de la oposición. Éstos parecen más ocupados de temas burocrático-comiciales, que de buscar la referida articulación.

La gente sabe que con votaciones controladas por la hegemonía, no hay posibilidad de cambio efectivo. Luego la energía que se dedique a ello, se disuelve en la falta de credibilidad.

Darle un cauce político de protesta popular a la catástrofe social, no suele ocurrir por ósmosis, y menos en regímenes despóticos que desprecian a los derechos humanos de la población.

Así mismo, la cuestión planteada es muy distinta de la violencia, como método y meta, tanto que la lucha por la recuperación de la democracia es una exigencia de la Constitución formalmente vigente.

Y esa lucha requiere de la combinación política y social, para que produzca resultados esperanzadores. Esa lucha hay que recuperarla.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.