COMPARTE

De la clandestinidad de una bodega al imponente escenario de un estadio, el reguetón vivió el sábado 9 de diciembre en México uno de sus momentos más álgidos al reunir a algunos de sus exponentes más importantes en la capital mexicana, en un año en el que Despacito fue un éxito mundial.

Los astros boricuas Daddy Yankee y Nicky Jam, la estrella del trap Ozuna, el colombiano Sebastián Yatra, y los dúos Zion & Lennox, Plan B, Jowell & Randy y Angel & Khriz encabezaron el primer gran festival dedicado a la música urbana en México, donde se congregaron unas 48 mil personas en el Foro Sol de la Ciudad de México.

Ataviados ellos con pantalones holgados, zapatos deportivos y gorras de equipos de béisbol y ellas con minishorts, tops cortos y maquillaje llamativo, miles de jóvenes, e incluso familias, bailaron durante horas los éxitos del reguetón en voz de sus protagonistas.
Josué Bautista acudió acompañado de su hija de ocho años. “Desde 2003, cuando comenzó a escucharse en otros países fuera de Puerto Rico, se dijo que el reguetón tendría un máximo de vida de dos años. ¡Ya han pasado 15 años, y aquí seguimos!”, comentó el joven padre de 25 años.

Recordó que hace una década solía asistir a las fiestas de reguetón que se organizaban en bodegas situadas en barrios populares de la capital mexicana, casi todas clandestinas.
Frecuentemente, dichos encuentros, también conocidos como perreos, eran interrumpidos por la policía bajo el argumento de la venta libre de alcohol a menores de edad y drogas baratas como cemento y solventes.

“Hay un prejuicio de la gente hacia el reguetón. Hasta hace poco, pensaban que si te gustaba esa música, eras un delincuente. No es mi caso. Estudié la universidad, tengo un empleo y una vida digna”, señaló Bautista.

Despacito, pero en solitario

Daddy Yankee estelarizó uno de los momentos más emotivos del festival, cuando el puertorriqueño subió al escenario para interpretar viejos y nuevos éxitos, incluido Despacito, la canción que coescribió con su compatriota Luis Fonsi y que ha hecho cantar a millones, hablen o no español.

El tema, que hizo historia en este 2017 como el más escuchado al superar los 4.000 millones de vistas en YouTube y que se alzó como la Mejor Canción en los Latin Grammy, fue coreada por la multitud que recibió la pieza con euforia.

Neoperreo

Adexe & Nau celebraron el sábado por partida doble en el Flow Fest: el cumpleaños número 15 de Nau que coincidió con el debut de la pareja de hermanos originarios de Islas Canarias en un festival de música urbana. “Hemos crecido con esta música que te hace moverte sí o sí (…) En España no se escucha mucho reguetón, pero en las Islas Canarias, que es de donde somos, hemos oído reguetón desde hace años”, dijo Nau.

Con un discurso feminista, que defiende el derecho al aborto, la chilena Tomasa del Real fue otra de las grandes sorpresas del festival. La iquiqueña se impuso con su estilo denominado neoperreo, y una propuesta sonora que, a diferencia de muchos críticos del género, descarta al reguetón como símbolo de misoginia.

Tras once horas de música continua, los puertorriqueños Nicky Jam y Ozuna fueron los encargados de cerrar el festival.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.