Foto Referencial

La agencia de noticias EFE publicó este martes un artículo sobre la situación sanitaria de Venezuela, protagonizada por la reaparición de enfermedades previamente erradicadas. Entrevistaron a médicos y representantes de organizaciones no gubernamentales para recoger testimonios pertinentes. A continuación el texto completo.

El repunte de al menos tres enfermedades infecciosas y víricas en Venezuela ha dejado ver el debilitamiento de su sistema sanitario, y especialistas aseguran que la fuerte presencia de difteria, malaria y sarampión, se debe, entre otras cosas, a la poca vigilancia y a la falta de medidas preventivas.

“La difteria en Venezuela no se presentaba desde el año 1992”, dijo la especialista en enfermedades infecciosas Ana Carvajal, miembro de la Red Defendamos la Epidemiología, una organización no gubernamental que fue la primera en dar a conocer la reaparición de esta enfermedad en 2016 y que ha contabilizado cerca de 450 casos.

Esta enfermedad que resurgió en el estado Bolívar, conocido por ser un sector minero y con zonas rurales, se ha extendido a otros territorios, incluso al centro y norte del país, debido que no está siendo controlada, han dicho médicos de la localidad.

“Tenemos más de un año con la difteria porque no se tomaron las medidas y hasta ahora no se ha hecho. En este mes nada más en este hospital fallecieron cuatro pacientes niños”, dijo a EFE una pediatra del Hospital Raúl Leoni, que prefirió no ser identificada.

La médico aseguró que las autoridades de este centro de salud no le permiten a su personal declarar, señaló también que en el hospital han recibido incalculables casos de malaria, de difteria, y unos pocos de sarampión, pues fue hasta hace unos días que se alertó sobre su reaparición.

La red de epidemiología sostiene que la malaria está totalmente descontrolada desde hace cuatro o cinco años, y en el caso del sarampión, cuya última epidemia importante se registró en 1994 se han contabilizado, desde julio de este año y hasta el 19 de septiembre, 38 casos confirmados en varios municipios de Bolívar.

“Esta epidemia de sarampión pudiera ser importante, tomando en cuenta la poca vigilancia que hay”, dijo Carvajal. Explicó que esta es una enfermedad severa y que el paciente se puede complicar con neumonía, puede presentar ceguera e incluso puede haber una situación en la que se necesite terapia intensiva.

Agregó que quienes se ven afectados necesitan de un tratamiento específico, algo que preocupa debido a que en Venezuela hay una severa escasez de medicinas y material médico desde hace al menos tres años.

Según los especialistas, Bolívar se ha convertido en el epicentro de la reaparición de estas enfermedades, pues en este estado coinciden varios factores, como lo son la falla en la cobertura de vacunación, muchísima pobreza, un sistema sanitario debilitado y una alta movilidad poblacional.

Y además es una zona de minería ilegal, agregó Carvajal, una afirmación en la que también coincidió la pediatra del centro de salud de referencia de ese estado que no quiso ser identificada y que insistió en que “no se fumiga, no se hacen campañas de vacunación ni de medidas preventivas”. Afirmó que tampoco se informa a los médicos ni a los pacientes sobre las enfermedades.

De acuerdo con el epidemiólogo Luis Miranda, que trabaja en Caicara del Orinoco, el caso de la malaria ya “está en este momento con una trasmisión tremenda”.

“De cada 100 muestras que se toman 90 están saliendo positivas”, aseguró Miranda.

Las autoridades venezolanas publicaron en mayo un informe epidemiológico, luego de pasar tres años sin dar a conocer este documento, y se reconocen 324 casos de difteria y 240.613 de malaria durante el año 2016.

Este informe, en el que no aparecen registros de sarampión, fue publicado durante la gestión de Antonieta Caporale como titular del Ministerio de Salud, y días después fue destituida de su cargo.

A la reaparición de estas enfermedades también se le agregan los casos de zika que en 2016 se ubicaron en 59.348, según el Ministerio de Salud, y de microcefalia de la que no se conocen cifras exactas.

El resurgimiento de estas enfermedades ha hecho que los médicos venezolanos enciendan las alarmas a través de protestas, ruedas de prensa y la conformación de nuevas alianzas, pues temen una gran expansión.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.