Responsables del deporte universitario de EE.UU. apoyan permitir pagos a atletas (Foto Cortesía)

El organismo rector del deporte universitario de Estados Unidos dio este miércoles luz verde a una reforma que permitirá a los atletas recibir dinero por distintos conceptos como el uso de sus derechos de imagen.

En un comunicado, la poderosa NCAA (Asociación Nacional Deportiva Universitaria) informó que su consejo de administración apoyó esta reforma que se elaboró en octubre del año pasado.

Los cambios permitirán que los estudiantes deportistas puedan recibir compensaciones económicas, ajenas a la universidad, por actividades personales relacionadas con su carrera deportiva.

A los atletas se les permitirá, por ejemplo, recibir ingresos por actividades de redes sociales o publicidad, lo cual tenían prohibido pese a que los deportes universitarios son extremadamente populares en Estados Unidos.

Las ligas de basquetbol o football americano, por ejemplo, reciben cobertura mediática nacional, ocupan horarios de máxima audiencia en televisión y sus entrenadores pueden llegar a cobrar millones de dólares.

El consejo de administración de la NCAA recalcó que, aunque a los atletas se les permitirá identificarse por el deporte y la universidad, no podrán utilizar los logotipos de los torneos y centros educativos para promocionarse.

“En ningún momento una universidad o escuela podrá pagar a los estudiantes-atletas” por estas actividades, aclaró.

La decisión adoptada el miércoles se integrará ahora en la normativa de cada una de las tres divisiones de la NCAA para su posterior consideración, según el comunicado.

Se espera que las divisiones implementen las nuevas reglas el próximo enero para que entren en vigor a principios del curso académico 2021-2022.

La NCAA se vio forzada a flexibilizar sus reglas sobre los ingresos de los estudiantes-atletas el año pasado después de que el gobernador de California, Gavin Newsom, firmara un proyecto de ley que permitía a los atletas universitarios contratar agentes y ganar dinero con promociones.

El basquetbol universitario también se ha visto presionado por la nueva estrategia de la G-League, una liga profesional que pertenece a la NBA, de reclutar a los mejores jugadores de instituto, que históricamente juegan durante unos años en la NCAA antes de convertirse en profesionales.

En las últimas semanas tres grandes promesas de instituto rechazaron jugar en la NCAA y firmaron por la G-League por contratos de hasta 500.000 dólares al año. Uno de ellos, Daishen Nix, llegó a renunciar al compromiso que tenía con la prestigiosa universidad de UCLA para firmar un contrato profesional.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.