Daniel Benaim, de 59 años, posa en su casa en Miami, Florida, el 23 de septiembre de 2020. AFP

Las realidades de cubanos y venezolanos en Miami están tan entrelazadas que lo que golpea a unos repercute en los otros. Exiliados de gobiernos de izquierda, migraron tras un sueño americano cuya supervivencia creen que sólo Donald Trump les garantiza.

“Yo me vine a este país básicamente porque aquí hay un derecho a hablar y a pensar como uno quiere, que allá no lo hay”, cuenta el venezolano Daniel Benaím, un productor audiovisual de 59 años que abandonó Venezuela hace una década.

Y, si bien Trump tiene cosas que le disgustan, como “los ataques personales y el uso de sobrenombres”, teme que el partido opositor, el Demócrata, esté “manejado por fuerzas bastante de ultraizquierda”.

Según una encuesta de la Universidad del Norte de Florida (UNF), siete de cada 10 venezolanos de Florida votarán por Trump por esa razón.

Aunque son pocos en número (50.000 electores), los padecimientos de los venezolanos de cualquier color político, cuyo país agoniza en una severa crisis económica y social, repercuten entre los cubanos de Florida, que llevan 60 años en la misma lid.

Y el resto de los latinos, especialmente colombianos, ecuatorianos y nicaragüenses, son testigos de las consecuencias para la región de la crisis venezolana y del masivo éxodo que ésta produjo, porque sus países fueron directamente afectados de una u otra manera.

Por esto “Venezuela“, “Cuba” y “comunismo” son palabras clave que motivan a los hispanos de Florida, que conforman 17% de un electorado de 14 millones para las elecciones del 3 de noviembre.

Carlos Rizo, un cubano de 52 años que migró hace 25, dice a la AFP que Trump “representa la libertad”.

“Y representa todo lo que nosotros hubiésemos querido que hubiera en nuestros países para no tener que migrar a otro país”, aseguró en un encuentro reciente de latinos de Miami con Trump.

La mayoría de las encuestas muestran un empate técnico entre Trump y el demócrata Joe Biden en Florida, sobre todo gracias al voto cubanoamericano.

Un sondeo de la Universidad Internacional de Florida (FIU) divulgado este viernes arrojó que seis de cada 10 cubanos de Miami apoyan al presidente, el doble de quienes lo apoyaban en las elecciones de 2016.

“Todo puede ser”

La estrategia de Trump ha sido asegurar que su rival Biden conduciría al país por un camino similar al de Cuba y Venezuela.

Benaím afirma que no ha sido manipulado, sino que está en guardia por su experiencia en Venezuela, que hasta hace 20 años se ufanaba de ser una de las democracias más sólidas y prósperas de Latinoamérica.

“Me da miedo que acaben con los fundamentos de este país”, explica, hablando de una hipotética victoria demócrata en Estados Unidos.

“El americano promedio dice que eso es imposible. Pero también nosotros pensábamos que era imposible. Y si algo sabemos los venezolanos es que el excepcionalismo no existe. Todo puede ser”, advierte.

La campaña demócrata niega vehementemente estos temores. “Yo derroté al socialista”, dice Biden en un anuncio reciente. “Miren mi carrera, toda mi carrera. No soy socialista”.

En ese sentido también el venezolano Michel Hausmann, quien dirige la compañía de teatro Miami New Drama en Miami Beach, preguntó en una carta abierta: “¿Cómo es posible que se diga, con tanta ligereza (e ignorancia) que Biden es ‘socialista’?”.

¿Cómo se puede -prosiguió- ignorar “los rasgos claramente autocráticos, nepóticos, antidemocráticos, de la administración Trump, especialmente cuando nosotros, los venezolanos, hemos pasado veinte años mirando al autoritarismo a la cara?”.

Generaciones de republicanos

Pero Trump, quien necesita los 29 votos electorales de Florida para ganar los 270 necesarios para quedarse en la Casa Blanca, tiene la capacidad de atizar fácilmente el fervor anticomunista de los latinos floridanos.

Recientemente, por ejemplo, endureció aún más las sanciones contra Cuba.

“Hoy reafirmamos nuestra férrea solidaridad con el pueblo cubano y nuestra eterna convicción de que la libertad prevalecerá sobre las siniestras fuerzas del comunismo”, dijo el presidente.

El cubanoamericano Johnny López de la Cruz, presidente de la agrupación de veteranos de la fallida invasión de Bahía de Cochinos, de 1961, pidió a Trump que siga trabajando por “librar al mundo de estos corruptos regímenes narcoterroristas y comunistas”.

“Cuba debe volver a ser libre después de 60 años de comunismo. La gente está sufriendo allí, así como en Venezuela y Nicaragua”, añadió.

Randy Pestana, experto de la Universidad Internacional de Florida, dice que los venezolanos se han asimilado a los cubanos de Miami.

También recuerda que éstos se volvieron republicanos, y así lo transmitieron a las generaciones siguientes, a partir del fracaso del presidente demócrata John F. Kennedy en Bahía de Cochinos, que los cubanos interpretaron como una “traición”.

Hoy en día, “los venezolanos son esto mismo para los republicanos”, dice Pestana. “Esa es la estrategia. Que los venezolanos crean que los republicanos son el partido que buscará el cambio democrático en su país. Aunque no lo consigan”.

Y añadió: “Solo tienen que hacerles creer que están abogando por Venezuela y tendrán 50 años de venezolanos votando republicano en cada ciclo electoral”. AFP

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.