Crédito
Una pareja que compró un televisor en oferta. Foto: REUTERS/Leonardo Fernández Viloria

Algunos minoristas en Venezuela están recurriendo a las anticuadas ofertas de compra de apartados para ayudar a los clientes a adquirir de todo, desde electrodomésticos hasta zapatos y motocicletas, mientras la altísima inflación y las estrictas restricciones crediticias cortan otras vías de compra.

Aunque el gobierno del presidente Nicolás Maduro relajó los controles cambiarios en 2019, lo que llevó a una ligera recuperación para el país afectado por la crisis, este año el mayor crecimiento de precios en América Latina, la reducción de los salarios y la caída del consumo han vuelto a golpear la economía .

Reuters reseñó que el sistema de pago a plazos, en el que los clientes pagan un depósito inicial para reservar un producto y luego pagan el saldo en cuotas, se ha convertido en una estrategia para las empresas que buscan aumentar las ventas, dijeron una docena de minoristas, presidentes de gremios empresariales y analistas.

Los servicios Compre ahora, pague después (BNPL), una nueva versión del sistema de pago a plazos, se han vuelto más comunes en todo el mundo para los consumidores en apuros, pero en Venezuela las severas restricciones crediticias y los bajos salarios los han convertido en casi una necesidad.

El gobierno permite a los bancos prestar sólo el 27% de su flujo de caja total, lo que hace que las tarjetas de crédito sean en gran medida inútiles a medida que los precios se disparan ante una inflación anual de más del 300%.

«La situación es difícil y antes era imposible comprar una motocicleta», dijo Ernesto Urdaneta, de 39 años, quien reparte insumos médicos en el oeste de Maracaibo y hace cuatro meses compró una motocicleta a plazos.

Urdaneta, quien también trabaja en una pizzería y gana $200 al mes en total, vendió su viejo auto para obtener fondos iniciales para la motocicleta, que costó alrededor de $900.

«Con la motocicleta puedo hacer más entregas para ganar más y mantener a mi familia», afirmó.

Los clientes suelen pagar entre el 40% y el 50% del precio inicial, aunque puede variar según el minorista.

«Siempre hay riesgo, pero el cliente deja algo de dinero, completa el pago y se lleva la ropa», explica Betsy Pérez, que lleva dos meses ofreciendo apartados en su tienda del centro de Valencia para intentar incrementar las ventas.

Crecimiento del crédito al consumidor

Las tarjetas de crédito representaron sólo el 2,2%, alrededor de 13 millones de dólares, de las carteras totales de los bancos en Venezuela en marzo, el mes más reciente con datos disponibles de la Superintendencia de Bancos.

«El crédito al consumo ha muerto en Venezuela», dijo Luis Vicente León, director de la consultora Datanálisis, calificando los límites de crédito de ridículos.

La Superintendencia y el banco central no respondieron a solicitudes de comentarios.

Los esquemas BNPL han permitido a los minoristas aumentar algunas ventas, dijo Pedro Vallenilla, fundador de Cashea, una aplicación que brinda el servicio.

Pero a pesar de los carteles que ofrecen pagos a plazos en las tiendas de toda Venezuela y una variedad de aplicaciones de BNPL, las ventas comerciales en la capital, Caracas, cayeron un 4,8% entre enero y octubre, según la consultora Ecoanalítica.

«La economía necesita que el consumo sea más dinámico», dijo Gustavo Valecillos, presidente del gremio de minoristas Consecomercio, agregando que el sistema de pagos ayuda a mover el inventario.

«Un año después pude comprar zapatos. Pagué la mitad y el resto en dos cuotas», dijo el obrero de la construcción Juan Vegas al salir de una zapatería en Caracas. «Antes se podía utilizar una tarjeta.»

¿Quieres recibir nuestros titulares diarios, matutinos y vespertinos?
Únete a nuestro canal de Telegram
https://t.me/titularesec

O a nuestro grupo de whatsapp
https://chat.whatsapp.com/E55qyLa9mGw2hNNrN32r1b
Con gusto te los enviaremos




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.