COMPARTE

El recurso más importante para cualquier país son sus habitantes, y el mayor tesoro está en los niños por lo que su formación y educación son prioridad para cualquier Estado que apunte al crecimiento de su nación.

Pero en la Venezuela actual, donde el salario es pulverizado a diario por la inflación, donde cubrir las necesidades básicas de una familia de 5 resulta una tarea imposible, para la que en julio se necesitaron 16,2 salarios mínimos (y aunque el costo de agosto aún no ha sido calculado con seguridad podremos afirmar que se necesitaron aún mas) enviar a los niños al colegio está siendo considerado por muchos padres una titánica proesa.

No en vano el año pasado, solo en Miranda se registraron 100 mil casos deserción escolar, lo que lleva a suponer que en el resto de Venezuela la cifra sobrepasaría los 500 mil niños que dejaron de estudiar por los altos costos que implica cumplir con uniformes, libros, cuadernos y zapatos.

Aún más lamentable resulta la realidad actual, donde el estimado para cumplir con la lista de útiles más uniformes ronda el orden del millón de bolívares, significando que una familia necesita cerca de 10 salarios mínimos para poder enviar a 1 niño al colegio.

Lo más paradójico del asunto, es que el creador de esta llamada revolución, durante su campaña presidencial de 1998 utilizó como bandera rescatar a todos los niños venezolanos en situación de calle, para devolverlos a las escuelas, y ahora se están registrando los niveles más altos de deserción escolar de los últimos tiempos.

Pero esta realidad no debe robarnos la esperanza, muy por el contrario, debemos sacar fuerza y motivarnos a seguir trabajando por el cambio, la libertad y la democracia de nuestro país. Atravesamos momentos muy duros y negros, pero siempre se hace más oscuro justo antes del amanecer y estamos convencidos que pronto podremos construir ese país que soñamos. Fuerza hermanos que juntos lo vamos a lograr.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.