Foto AFP

Un año más varios intrépidos bañistas desafiaron al frío y cumplieron este lunes con la tradicional zambullida de Año Nuevo en el río Tíber, que atraviesa Roma.

Como todos los años desde 1946, varias personas desafiaron el frío y la lluvia para zambullirse en picado desde un céntrico puente que atraviesa el río.

“Este es mi trigésimo salto”, dijo Maurizio Palmulli, un histórico de estos baños invernales para recibir el nuevo año, antes de lanzarse a las aguas con un simple traje de baño.

“En los tiempos que corren, este año queremos dedicar nuestro salto a todas las familias con dificultades, no solamente en Roma, sino también en toda Italia y el mundo entero”, añadió este cincuentón con el cuerpo tatuado, antes de realizar un salto desde 20 metros de altura.

Otro histórico como él, Simone Carabella, confirmó que el agua era “glacial”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.