Este lunes 26 de octubre, a partir de la 10 a.m. se podrá seguir la ceremonia de exhumación de los restos del doctor José Gregorio Herbández “Médico de los Pobres”, a través del canal de YouTube de la Arquidiócesis de Caracas. Un día como hoy, hace 156 años, nació en Isnotú el próximo beato del país.

Esta será la segunda exhumación. El 23 de octubre de 1975 se realizó la primera y sus restos fueron trasladados desde el cementerio General del Sur hasta la iglesia Nuestra Señora de la Candelaria, de Caracas.

La Arquidiócesis de Caracas y la CEV recuerdan que la exhumación se trata de la extracción de los restos del lugar donde fue enterrado el cuerpo inicialmente. Es un requisito previo a toda ceremonia de beatificación, que por lo general se realiza poco tiempo antes de llevarse a cabo esta; sin embargo, en ocasiones se efectúa con anterioridad para ser identificado por el obispo local, o bien por la necesidad de trasladar los restos de un lugar a otro.

En una exhumación, participan médicos patólogos, especialistas y fiscales jurídicos de la Iglesia, como testigos de la presencia real de restos humanos.

La finalidad de este proceso es verificar la condición de los restos del nombrado beato, en primera instancia, para garantizar la prolongada conservación de su cuerpo, responsabilidad histórica para permitir la devoción, veneración y custodia de sus reliquias por las futuras generaciones.

A su vez, es necesario para recoger las reliquias de primer grado (osamenta) y segundo grado (vestimentas) que serán distribuidas en las diferentes diócesis del país; que serán enviadas al Vaticano y las que se enviarán a los países en los que se instauren santuarios con el nombre del beato.

De acuerdo con referencias históricas, la primera exhumación de los restos del Dr. José Gregorio Hernández se realizó en 1975, habiendo iniciado ya su causa de beatificación. La razón para el traslado de sus restos se resume en la multitudinaria cantidad de personas que, la gran devoción que suscitaba el “Médico de los Pobres”, visitaban su tumba frecuentemente, siendo necesario incluso un personal para mantener el orden y el cuidado. En una oportunidad, la numerosa cantidad de velas ocasionó un gran incendio que redujo la lápida a cenizas.

Ante esta situación se vio la necesidad de resguardar los restos en un lugar donde se custodiaran con mayor cuidado para su preservación, por lo que se trasladaron desde el cementerio General del Sur hasta la iglesia Nuestra Señora de la Candelaria, donde se encuentran actualmente y en el que se llevará a cabo nuevamente el proceso de exhumación este lunes 26-O; esta vez, en ocasión a la proximidad de la ceremonia de beatificación, planteada para el primer trimestre del año 2021.

El pasado 19 de junio, cuando el papa Francisco autorizó su beatificación, el cardenal venezolano Baltazar Porras exaltó a José Gregorio Hernández como un símbolo de unidad para todo el país por encima incluso del libertador Simón Bolívar.

El futuro beato, que murió atropellado en Caracas hace casi 101 años, se ganó su halo de santidad tanto en Venezuela como en los países del entorno por su labor en pro de los más desfavorecidos y sus reivindicaciones para reclamar más atención de los gobiernos hacia las regiones de interior de Venezuela.

Es considerado un santo entre los más humildes de Venezuela y buena parte de la América andina, donde se le atribuyen numerosos milagros y donde los feligreses piden hace años su intervención para curarse de todo tipo de problemas médicos.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.