COMPARTE

 

El texto que se transcribe a continuación narra un acontecimiento en la Cuba comunista de los hermanos dictadores. Dicha historia refleja con mucha precisión la implementación aquí en Venezuela de la estrategia del rumor como instrumento de dominio, que ha traído como consecuencia la pasividad del venezolano y la aceptación de todo lo que ha querido imponer este régimen.

Dice que un profesor universitario habanero, experto en teoría del rumor, le explicó -a F. Ojeda Jr, autor del escrito en referencia- hace años con un  sencillo ejemplo la utilidad que tiene este recurso para manipular a las masas y mantenerlas dominadas.

En privado –pues en clases no lo podía decir- le contó a F. Ojeda Jr- que en una oportunidad, la dictadura comunista cubana se vió en la necesidad de aumentar drásticamente las tarifas de la electricidad, pero en vista de su repetitivo discurso a favor de los pobres, no podía aplicar esta impopular medida sin causar descontento social.

Entonces, asesorado por expertos soviéticos, los laboratorios políticos pusieron a circular el rumor de que el gobierno tenía listo un decreto mediante el cual incrementaría el precio del deficiente servicio en 100%.

De inmediato, la especie comenzó a rodar de boca en boca, y aunque en esa época no existían email, twitter, facebook, whatsapp o pin -y nadie se atrevía a hablar más de la cuenta por teléfono- la “radio bemba” funcionó perfectamente y en cuestión de horas, todos los habitantes de Cuba tenían conocimiento de la supuesta decisión.

Durante más de una semana no se hablaba de otra cosa en la isla. “Compañero, el régimen está loco, ¿Y cómo vamos a pagar eso con los miserables sueldos que tenemos?”, era la angustiosa pregunta que en voz baja, se murmuraba en las calles y en las conversaciones privadas.

El tema, por supuesto, al tocar directamente el bolsillo desviaba la atención de otros asuntos más importantes como, por ejemplo: la pérdida de las libertades sociales, políticas, económicas y religiosas, la escasez, la represión, los presos políticos, la transformación del país en una cárcel, entre otros problemas que avanzaban vertiginosamente bajo el régimen totalitario del dictador –realidad actual en Venezuela, agregado de GA–.

Astutamente, el gobierno dio tiempo para que el rumor no desmentido se extendiera y aproximadamente dos semanas después –cuando todos daban como un hecho el alza exagerada de las cuotas eléctricas- “papá dictador” entró en escena e hizo un anuncio en cadena de radio y televisión que más o menos decía así:

“Pueblo de Cuba, el imperialismo y sus lacayos han puesto a circular rumores de que la revolución aumentará las tarifas eléctricas en 100%. Nada más alejado de la realidad, pues este gobierno jamás le haría algo así a su pueblo. Sin embargo, para nadie es un secreto que debido al embargo y el bloqueo de los Estados Unidos, la patria socialista está atravesando dificultades económicas que tenemos que enfrentar. En tal sentido, para mejorar este vital servicio nos hemos visto obligados a hacer un pequeño ajuste tarifario de sólo 30%, que estamos seguros que la población entenderá como un aporte a la construcción del socialismo en Cuba. ¡Patria o muerte, venceremos!” (según los líderes socialistas-comunistas el Iimperio es el culpable de los desastres de esta filosofía a nivel mundial, agregado de GA).

La gente respiró aliviada y agradeció al comandante el haber aclarado el asunto, y aunque les subieron el monto de la mensualidad en 30%, todos quedaron contentos. Una vez más, el rumor surtió el efecto deseado y mató dos pájaros de un solo tiro: mantuvo a la población enfocada en cuestiones domésticas y “suavizó” la ejecución de un antipático decreto.

En este caso, se cumplió perfectamente la fórmula R = I x A (Rumor es igual a Importancia por Ambigüedad), creada por los académicos para explicar la ley que hace que los rumores sean difundidos espontáneamente por la población a la que se busca manipular:

1- “Importancia: El tema del rumor debe revestir cierta importancia, tanto para quienes lo transmiten como para los que lo escuchan. 2) Ambigüedad: los hechos reales que se rumorean deben tener cierta imprecisión; es decir, deben ser susceptibles de diversas interpretaciones. Como se verá, esta ambigüedad puede ser inducida por la ausencia o parquedad de noticias, por su naturaleza contradictoria, por desconfianza hacia ellas, o por tensiones emocionales que tornen al individuo reacio a aceptar las noticias”.

Así que ya lo sabe para que no lo agarren desprevenido, en una época cuando las redes sociales están plagadas de cadenas con informaciones sin confirmar, con las que los generadores de “bolas” pretenden angustiarlo, confundirlo y desenfocarlo de la realidad, para manipularlo, sojuzgarlo y mantenerlo dominado.

Los párrafos siguientes son agregados del equipo humano de Gerencia en Acción.

Ahora bien, conviene analizar un poco en detalle qué puede hacer la oposición en materia de comunicación y liderazgo en medio de esta “tormenta casi perfecta”.

La oposición debe estar hoy más que nunca consciente que la sociedad venezolana necesita hechos y no promesas. Necesita tener referentes. Es decir, precisa tener un líder que actúe y sea creíble. La sociedad desea comprender un discurso donde se especifican claramente los objetivos o metas a lograr. Es decir, la sociedad debe tener información creíble para convencerse. Así, la sociedad necesita que los líderes de la oposición se comuniquen eficazmente con ella, más allá de la ideología de cada cual, y pensar que, si quieren que esto se arregle todos los ciudadanos deben estar comprometidos, tienen que ser creíbles (todos) y transmitir una información veraz,  creíble y oportuna.

Así, se puede evitar que un rumor infundado provoque una manipulación (con ingentes beneficios económicos para algunos) y, con ella, esté a punto de tumbar a numerosas realidades e instituciones   sanas, bien construidas y dirigidas y que deberían merecer el respeto y apoyo de todos. Porque la gran mayoría de ellas, entre otras cosas, sí comunican bien, se relacionan adecuadamente con sus públicos objetivo y les hacen llegar sus ejes y mensajes de comunicación. Evitando a todas luces la divulgación de rumores mal sanos.

(*) Las ideas centrales de este escrito fueron tomadas del Escrito de Fabricio Ojeda Jr. del portal www.lapatilla.com, con el mismo título de esta columna

 

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.