Rusia dice que Occidente utiliza a Navalni para desestabilizarle
/ Foto: Reuters

El líder opositor ruso, Alexéi Navalni, está siendo utilizado por Occidente para desestabilizar a Rusia, consideró el secretario del Consejo de Seguridad de Rusia, Nikolái Pátrushev, en una entrevista con el diario “Argumenty i Fakty” publicada hoy.

“Occidente necesita a esta ‘figura’ para desestabilizar la situación en Rusia, para la agitación social, huelgas y nuevos Maidanes”, dijo en referencia a la Revolución de la Dignidad en la famosa plaza ucraniana en el centro de Kiev durante el invierno 2013-2014 que acabó con el derrocamiento de Víktor Yanukóvich.

Pátrushev consideró además que Navalni, en prisión preventiva hasta al menos el 15 de febrero tras ser detenido a su regreso a Rusia el día 17 por un caso de 2014 y que ha sido declarado ilegal por el Tribunal de Derechos Humanos, ha violado en repetidas ocasiones la ley rusa y que por ende debe ser juzgado.

“Él, esta figura, ha violado gravemente la ley rusa en múltiples ocasiones a través de fraudes importantes. Y, como ciudadano de Rusia, debe rendir cuentas acorde a la ley por sus actividades ilegales”, señaló el responsable del Consejo de Seguridad de Rusia.

Acusaciones contra Navalni

Navalni, además de estar acusado de incumplir los términos de una pena suspendida de 3,5 años, también tendrá que hacer frente a un proceso por fraude y apropiación de casi 4 millones de euros para fines propios de las donaciones de sus partidarios, por el que puede recibir un castigo de hasta diez años de cárcel.

El encarcelamiento de Navalni, que se produce después de que sobreviviera a un envenenamiento en agosto pasado por orden del presidente ruso, Vladímir Putin, según denuncia, ha sacado el pasado sábado a las calles en toda Rusia a más de 100.000 personas que exigieron su libertad.

En las protestas resultaron detenidas más de 3 mil 700 ciudadanos por las fuerzas de seguridad, que recurrieron en varias ocasiones al uso excesivo de la fuerza para reprimir las protestas pacíficas.

Las autoridades rusas intentan cambiar la retórica en torno a las marchas para acusar a los manifestantes de haber incurrido en una violencia sin precedentes.

“Aquellos que se sumaron a las protestas ilegales y participaron en disturbios y atacaron a agentes del orden cometieron graves delitos y se les debe castigar acorde a la ley. No puede haber diálogo con ellos y estoy convencido de que no habrá ninguno”, señaló el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Consideró que los ciudadanos deben expresar su opinión en el marco de la ley.

“El nivel de violencia por parte de los participantes en estos actos fue sin precedentes; se comportaron de manera extremadamente agresiva”, sostuvo el portavoz presidencial.

Arrestados dos sospechosos

Las autoridades han detenido hasta el momento a dos personas sospechosas de haber ejercido violencia contra agentes del orden, según informó hoy el Comité de Investigación.

En la masiva participación de las protestas influyó también la publicación de un vídeo del equipo de Navalni -que ya acumula 90 millones de visionados- en el que se acusa a Putin de haber recibido de la élite corrupta de Rusia un palacio a orillas del mar Negro que vale más de mil millones de dólares y está a nombre de testaferros.

Putin negó el lunes que el palacio sea suyo o de familiares próximos, y hoy Peskov sostuvo que pertenece a empresarios cuyos nombres el Kremlin no va a desvelar, al tiempo que no pudo contestar por qué hay una zona de exclusión aérea sobre el palacio. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.