COMPARTE

Ilustre sacerdote jesuita, intelectual, escritor y precursor de la
independencia americana, nació en la población de Pampacolca, cerca de
Arequipa-Perú el 26 de junio de 1748; ingresó en 1761 junto a su
hermano José Anselmo como novicio en la Orden Jesuita, teniendo que
abandonar el aprendizaje y el país, a causa del decreto del rey Carlos
II, emitido el 27 de febrero de 1767, que ordenaba la expulsión, de
todos los jesuitas que se encontraban en los dominios españoles en
hispano América, igualmente los que se encontraban en Francia y
Portugal, los cuales sumaban unos cinco mil; de ellos cuatrocientos
cuarenta y dos se encontraban en el Perú.

Juan Pablo, se traslada junto a su hermano a  la población de Massa
Carrara, cerca de Génova-Italia, donde completa sus estudios
religiosos; se hacía llamar el abate Paolo Rossi y su hermano Antonio
Valossi. Desde el exilio apoya pero sin éxito al movimiento
independentista en el Perú de Tupac Amarú (José Gabriel Condorcanqui)
en 1780 y 1781. Sin medios económicos  al no poder recibir su herencia
por la confiscación de sus bienes,  se ve obligado a trasladarse en
1782  a Londres. pasa a la posteridad al escribir en esa ciudad en
1791, su famoso documento: “CARTA A LOS ESPAÑOLES AMERICANOS POR UNO
DE SUS COMPATRIOTAS”, con su lema “El amor a la Patria vencerá”.

Considerado uno de los primeros documentos políticos, que plantea
abiertamente la independencia total, se inspira en los libros del
ginebrino Juan Jacobo Rousseau y de los franceses Carlos Montesquieu y
Francisco Voltaire; Viscardo becado con trescientos pesos en Londres
desde 1796, explica el principio de autodeterminación de los pueblos,
resume en cuatro palabras los tres siglos del coloniaje español:
“Ingratitud, Injusticia, Servidumbre y Desolación”. Este valioso
escrito que dejó honda huella en el proceso emancipador, es denominado
por muchos historiadores como: “La Primera clarinada de la libertad
americana”, como “La Primera Proclama de la Revolución Americana” y
como “La Partida de Nacimiento de la independencia Hispanoamericana”.

La Carta de Viscardo es una larga acusación contra España durante los
tres siglos de colonización, se refiere igualmente al texto de
Montesquieu, a la verdadera lucha contra la monarquía y la
reivindicación del indio. Este digno pensador y luchador, antes de
fallecer en Londres el 10 de febrero de 1798, entregó el material en
custodia a Rufus King, diplomático norteamericano, con quien mantenía
excelente amistad, para que se los entregara a Francisco Miranda, que
no lo conocía, pero sabía de su afán emancipador. Los documentos
llegan a manos de nuestro “Siempre Precursor”, quien a los dieciséis
meses de la muerte de Viscardo, emocionado por el contenido  redentor,
lo inmortaliza al escribir el prólogo, le coloca un falso pie de
imprenta de elaboración en Filadelfia y lo reparte clandestinamente a
los emancipadores y conspiradores hispanoamericanos. Este valioso e
histórico documento se traduce en 1801 al español y será el gran texto
de influencia de las futuras actas de independencias en Suramérica.

Miranda inspirado en este documento, tomó nota para la elaboración de
su proclama leída y colocada en Coro en agosto de 1806, igualmente le
hizo llegar en Trinidad un ejemplar al protomártir Manuel Gual, quien
se hallaba desterrado luego del fallido movimiento emancipador de
1797, conocido como de Gual y España. Este documento sirvió de
referencia en la Carta visionaria sobre la América española, escrita
por nuestro Libertador en Jamaica el 6 de septiembre de 1815. Don
Andrés Bello, en su “Alocución a la Poesía”, escrita en Londres y
publicada en 1823, menciona ideas de Viscardo. Extractos de este
valioso documento precursor:

“Queridos Hermanos y compatriotas, puesto que España, siempre nos ha
tratado y considerado de manera tan diferente a los españoles
europeos, y que esta diferencia solo nos ha aportado una ignominiosa y
esclavitud, decidamos ahora por nuestra parte, ser un pueblo
diferente. Renunciemos al ridículo sistema de unión y de igualdad con
nuestros amos y tiranos, renunciemos a un gobierno, que a una
distancia tan enorme, no pueda darnos ni siquiera en parte, los
grandes beneficios que todo hombre puede esperar de la sociedad a la
que se encuentra unido. Descubramos nuevamente América para todos
nuestros hermanos de toda la tierra, y nuestra recompensa, no será
inferior a la de todo el resto  del mundo, de donde la ingratitud, la
injusticia y la codicia mas insensata nos han desterrado”

La memoria de Juan Pablo Viscardo Guzmán es apreciada por los
inmigrantes latinos que se encuentran en Londres, lo consideran su
patriarca y Protector.

churuguarero77@gmail.com




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.