Salvadoreños votan en comicios que podrían dar a Bukele control del Congreso
El presidente de El Salvador, Nayib Bukele / Foto: Archivo

Los salvadoreños votan este domingo para renovar el Congreso y las alcaldías, en unas elecciones cruciales para el presidente Nayib Bukele, que busca afianzar su poder con una mayoría legislativa.

Los mil 595 centros de votación cerrarán a las 17H00 (23H00 GMT) tras una jornada de diez horas en la que deben sufragar unos 5,4 millones de salvadoreños.

Tras una campaña marcada por la violencia, la votación, que también determinará los curules salvadoreños al Parlamento Centroamericano, se celebra bajo la vigilancia de unos 40 mil efectivos de seguridad, entre policías y militares y observadores internacionales.

Los centros electorales abrieron a las 07H00 (13H00 GMT), aunque muchos lo hicieron con un retraso de hasta dos horas, lo que provocó un airado reclamo de Bukele para denunciar un posible fraude y acusar al Tribunal Supremo Electoral (TSE).

“Decían que era mentira, que era imposible que el (TSE) hiciera fraude, si eran los garantes de la institucionalidad, del estado de derecho. Se los dijimos mil veces, que por corrupción o incompetencia, todo lo harían mal”, publicó el mandatario en Twitter.

Otto Madrid, observador electoral del independiente Centro de Intercambio y Solidaridad (CIS), dijo que la votación en el Instituto Nacional Albert Camus, de la Colonia Centroamérica de la capital, abrió con un atraso de 30 minutos pero que no vio nada que sugiera fraude.

“Ha sido una votación tranquila. Me llama la atención que han llegado tantos adultos mayores, incluso en sillas de rueda”, comentó a la AFP Madrid, un salvadoreño que radica hace 25 años en Estados Unidos.

“Que el país cambie”

De 10 partidos contendientes, de izquierda a derecha del espectro político, los salvadoreños deberán elegir los 84 diputados a la Asamblea Legislativa, autoridades de 262 alcaldías y 20 diputados al Parlamento Centroamericano, una instancia de la integración regional.

Las encuestas presagian el fin del control que desde 2018 mantienen en el Congreso la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena) y el exguerrillero Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda).

Esos partidos dominaron la política de El Salvador desde los acuerdos de paz de 1992 que pusieron fin a 12 años de guerra civil, hasta que Bukele, de 39 años, llegó al poder en 2019 personificando el hartazgo contra “los mismos de siempre”.

En la ciudad de Suchitoto, 44 km al noreste de San Salvador, Claritza Cubias, de 28 años, dijo haber votado para “que el país cambie” y tenga funcionarios que “trabajen por el pueblo”.

Igualmente, la misión de observadores de la OEA formuló un “enérgico llamado” a no difundir información falsa en las redes sociales y medios de comunicación.

En medio de la pandemia del coronavirus, la Policía y personal acreditado controlan el acceso a los centros de votación y verifican que todos reciban alcohol en gel en sus manos antes de sufragar.

Consolidación en el poder

La votación del domingo podría marcar la consolidación en el poder de Bukele si logra alcanzar una mayoría legislativa con sus partidos aliados Nuevas Ideas (NI), que ayudó a formar, y Gran Alianza Nacional (Gana), que le postuló a la presidencia.

“Para la democracia nunca es bueno que el poder esté concentrado en un solo partido y en manos del presidente, porque los pesos y contrapesos son los que permiten que no haya abusos de poder”, advirtió el analista y profesor de ciencias políticas Juan Ramón Medrano, a la AFP.

Con control del legislativo, Bukele podrá incidir en los nombramientos en la Corte Suprema de Justicia, la Contraloría y la Fiscalía, con las cuales ha tenido disputas, así como promover reformas constitucionales.

Días antes de la contienda, la Conferencia Episcopal de El Salvador denunció la violencia “exacerbada” que imperó en la campaña, que cobró la vida de dos militantes del FMLN.

Los resultados preliminares de la contienda podrían conocerse en la medianoche del domingo, aunque los resultados oficiales podrían demorar hasta 15 días.

Temor a la violencia

La Universidad Jesuita José Simeón Cañas (UCA) advirtió en un editorial que las elecciones se celebran “en un ambiente de tensión y confrontación que podría desembocar en violencia y poner en duda los resultados”.

“Todo augura que este proceso no será fácil: a un contexto político enrarecido y a una institucionalidad debilitada por el permanente y abierto desafío del Ejecutivo a las leyes se suman unas elecciones en sí mismas complejas”, advirtió.

Bukele ha ignorado la prohibición de emitir mensajes políticos tres días antes de la votación, y divulgó en la televisión anuncios en los que llama a votar por sus aliados y critica a sus adversarios.

“Nos hemos enfrentado a todo el aparataje, a todas las instituciones, y a un indiscriminado, burdo y descarado uso de los recursos del Estado” a favor de sus aliados, reclamó este domingo el alcalde de San Salvador, Ernesto Muyshondt (Arena), quien busca la reelección.

“Vamos a mantener el equilibrio, la democracia, el balance de poder que es clave para que se mantenga nuestro sistema de libertades en El Salvador”, agregó.

© Agence France-Presse




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.