COMPARTE

En la catedral de Valencia alrededor de 100 personas aguardaron la noche de este 24 de diciembre para  conmemorar el nacimiento de Jesús. Los cantos con el ritmo venezolano destacaban en sus letras las alabanzas para el Señor. Algunas coronas colgadas de las columnas del templo y cerca del altar destacan un tanto de elegancia para recibir al Niño Dios.

 

A las 7:14 p.m comenzaron a retumbar los tambores, el cuatro, las maracas acompañados  de la charrasca y las voces de quienes le cantaban al Niño Dios mientras monseñor Reinaldo Del Prette, arzobispo de Valencia; el presbítero Pedro de Freitas, párroco de la catedral, en compañía de cuatro monaguillos, se acercaron hasta la imagen del Niño Jesús para descubrirla.

Este año, fue la primera vez en mucho tiempo, que al inicio de la conocida Misa del Gallo el Niño se mostró a la feligresía, esta acción fue por órdenes del papa Francisco, quien aseguró que desde el inicio de la Eucaristía hay que celebrar el nacimiento y no en el Gloria como se acostumbraba.

A las  7:29 p.m. comenzaron las lecturas acostumbradas, en la primera lectura del libro del profeta Isaías, se anunciaba que el pueblo que caminaba en tinieblas vio una gran luz porque ha nacido un niño, el príncipe de la paz mientras que el Salmo 95 recordaba a todos los presentes que “hoy nos ha nacido un Salvador: El Mesías , El Señor, por su parte la segunda lectura del apóstol San Pablo a Tito, resaltó que la aparición de Dios trae la salvación para todos los hombres enseñándoles a renunciar a la vida sin religión y los deseos mundanos.

El párroco de la catedral cantó el evangelio según San Lucas donde cuenta el momento que la Virgen María, quien estaba encinta, llegó al momento del parto de su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, y nuevamente en el templo se escuchó en la voz del sacerdote “No tengan miedo, les traigo la buena noticia, la gran alegría para todo el pueblo, hoy en la ciudad de David nos ha nacido un Salvador, el Mesías, el Señor.

Monseñor del Prette desde su silla, comenzó la homilía. Explicó que en la Iglesia Católica hay dos noches importantes de la salvación, en primer lugar el nacimiento de Jesús y en segundo la resurrección. Destacó que ambas fiestas traen luminosidad a la liturgia. Hizo la pregunta de si Dios quien es todopoderoso por qué nació en un pesebre como humano, a lo que respondió que Jesucristo se hizo hombre para salvar al mundo, desde su humildad, para regalar paz, amor y felicidad.

El arzobispo no pudo dejar a un lado la situación económica del país, la que calificó de un deterioro absoluto de la vida, preguntó por qué en Ecuador, Perú y Bolivia no sucede lo que ocurre en Venezuela a lo respondió que los venezolanos no han querido detenerla, cuando a su juicio si se puede, porque de acuerdo a estadísticas que mencionó citaba que el 70% de los venezolanos aseguran que el problema es económico.

Del Prette hizo una reflexión muy delicada al decir que se puede salir de la realidad negativa que atraviesa Venezuela. Hizo énfasis en que todos somos hermanos y debemos trabajar en base a la justicia, el amor y a la paz que es lo que el Niño Dios vino a traer para tengamos el país que merecemos. Para finalizar su reflexión deseo a todos los feligreses a través de un texto una feliz Navidad en varios idiomas.

Mientras se recitaba el credo a las 8:00 p.m, todos al mencionar la encarnación y el nacimiento de Jesús se arrodillaron e hicieron un momento de silenció en acción de alabanza. El ambiente a pesar de la poca afluencia de personas era de esperanza, de alegría por recordar el nacimiento de quien es el autor de la salvación y los feligreses con sus aplausos acompañaban al coro quien sorprendió con música llanera al cantarle al Niño Dios.

El presbítero de Freitas saludó a los presentes  a las 8:23 p.m. con un mensaje de feliz Navidad. Detalló el horario de las próximas Eucaristías restantes hasta la solemnidad de María como madre de Dios, quien se celebra el primero de enero. Del Prette invitó a todos a ponerse de pie y con la bendición finalizó la celebración del nacimiento de Jesús.

 

HORARIO DE MISAS EN LA CATEDRAL

El 31 de diciembre las misas inician a partir de las 7:00 a.m., luego a las 8:00 a.m.,  9:00 y para cerrar la mañana a las 10:30 a.m. Por la tarde, para iniciar las vísperas de la solemnidad de María como madre de Dios, se iniciará con una Hora Santa a las 3:00 p.m. y finalizará con la Eucaristía que inicia a las 4:00 p.m..

Para el primero de enero, fiesta de propia de la Virgen, el horario de las misas son: a las 10:00 a.m. y en la tarde a las 4:00 p.m..

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.