COMPARTE

Este martes se discutió en la sede de la Organización de los Estados Americanos la grave situación por la que atraviesa nuestro país, a pesar de que las delegaciones de Bolivia, Nicaragua y Venezuela, intentaron impedirlo, tras una hora de dilaciones en la que estas delegaciones denunciaron el carácter intervencionista de la sesión, finalmente 20 de los 34 países miembros, votaron a favor de mantener el orden del día y se dio inicio a la agenda pautada.

Durante la sesión pudimos escuchar la genuina preocupación de 20 de los países miembros por la situación actual de nuestro país, son conscientes de las continuas violaciones a los derechos humanos, del poco respeto que el gobierno de Maduro tiene por nuestra constitución, de la inexistencia de la separación de poderes y de cómo amparados en el abuso de poder generan sentencias en el Tribunal Supremo de Justicia que se adapten a la medida de los requerimientos de la presidencia.

Ahora la dictadura intenta hacer ver como un triunfo la sesión de ayer en la OEA, cuando 20 países se opusieron a sus caprichos de seguir silenciando la tragedia que a diario vivimos los venezolanos cuando nos toca salir a buscar comida o medicinas, cuando la mayoría de los países miembros del organismo señalaron como única salida al conflicto la necesidad de establecer un calendario electoral, liberar a los presos políticos y respetar la autonomía de la Asamblea Nacional y de las demás instituciones del país.

En definitiva, ya quedaron atrás los tiempos en los que Petrocaribe dictaba las normas de la diplomacia en la región. Esta sesión fue un recordatorio de que los venezolanos no estamos solos, de que los ojos del mundo están sobre nosotros y son más los países que apuestan por la libertad de nuestro país que los que respaldan a la dictadura.

Sabemos que atravesamos momentos muy duros, pero no podemos desmayar, porque como dice nuestro hermano Leopoldo López “el que se cansa pierde” y aquí no estamos dispuestos a perder la libertad de Venezuela. Por esto no podemos permitir que la desesperanza invada nuestros corazones, porque tenemos que seguir trabajando para poder construir ese país que todos soñamos, la mejor Venezuela.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.