COMPARTE

Nació el 4 de enero de 1643 en la villa de Woolsthorpe, Lincolnshire, Inglaterra.

Falleció el 31 de marzo de 1727 en Londres, Inglaterra

Difícilmente se pueda decir que el camino de Newton a la fama en el ámbito científico estaba predeterminado. Su nacimiento fue prematuro, y durante algún tiempo pareció que no sobreviviría debido a su debilidad física. Su padre murió tres meses antes de que naciera. Cuando Newton tenía dos años de edad, su madre volvió a casarse, y el niño se fue a vivir con abuela a una granja de Woolsthorpe. Allí fue donde adquirió facultades de meditación y concentración que más tarde le permitieron analizar y encontrar la solución de problemas que desconcertaban a otros científicos.

Cuando tenía 12 años, ingresó en la Escuela del Rey, donde vivió con un boticario llamado Clark, cuya esposa era amiga de la madre de Newton. Pasó cuatro años en ese hogar, en el que se divertía construyendo toda clase de molinos de viento, carros mecánicos, relojes de agua y cometas. Encontró un desván lleno de libros científicos que le encantaba leer, y toda suerte de sustancias químicas. Cuando tenía 16 años, murió su padrastro, y el muchacho volvió a casa a fin de ayudar a su madre en la administración de su pequeña propiedad.

Por fin, se decidió a continuar su carrera académica e ingresó en el Colegio de la Trinidad, de Cambridge. Newton no se distinguió en el primer año de estudios. Afortunadamente llamó la atención de Isaac Barrow, un dotado matemático y profesor que quedó impresionado con sus aptitudes y en 1664, lo recomendó para una beca de matemáticas. Gracias a la instrucción de Barrow, tenía un excelente fundamento en la geometría y la óptica. Se familiarizó con la geometría algebraica de Descartes, conocía la óptica de Kepler, y estudió la refracción de la luz, la construcción de los telescopios y el pulimento de las lentes. Bajo su dirección se dedicó a la matemática y las ciencias pero se graduó sin distinciones especiales.

Debido a que la plaga (peste bubónica) se extendía con rapidez por Londres se cerró la universidad de Cambridge y volvió a su hogar en Woolsthorpe y permaneció allí durante 1665 y 1666. En esos dos años toda la estructura de la ciencia moderna surgió milagrosamente en la mente de Newton -descubrió el cálculo, identificó los principios básicos del movimiento planetario y la gravedad y determinó que la luz solar “blanca” se componía de todos los colores, comprendidos del rojo al violeta. Por alguna razón guardó sus descubrimientos para sí mismo. En 1667 volvió a Cambridge para obtener su maestría. Después de graduarse, fue profesor en Trinity. Luego, en 1669, sucedió a su profesor, Isaac Barrow, en la cátedra. Más tarde formuló la ley de gravitación y la usó para explicar el movimiento de la luna, los planetas y las mareas; formuló teorías básicas de la luz, la termodinámica y la hidrodinámica y concibió y construyó el primer telescopio de reflexión moderno.

A la edad de treinta años fue elegido miembro de la Sociedad Real de Londres, que era el más alto honor para un científico. Para corresponder a este honor, obsequió a la Sociedad su primer telescopio reflector.

A lo largo de toda su vida estuvo indeciso a la hora de publicar sus principales descubrimientos; sólo los revelaba a un selecto grupo de amigos, debido posiblemente a un temor a la crítica o las controversias. En 1687, sólo después de repetidas súplicas del astrónomo Edmond Halley publicó su obra maestra en latín, Philosophae Naturalis Principia Mathematica (Los principios matemáticos de la filosofía natural). Esta obra se considera el libro científico de mayor importancia e influencia jamás escrito. Explicaba el funcionamiento del sistema solar y formulaba las leyes básicas del movimiento, que actualmente son fundamentales en la ingeniería y la física. Los ruegos de sus amigos no alcanzaron para convencerlo de publicar su descubrimiento del cálculo. Sólo después de que Leibniz publicó sus resultados accedió y publicó su propio trabajo.

Después de 35 años como profesor, Newton sufrió una depresión y un colapso nervioso. Abandonó la investigación en 1695 y luego fue director de la casa de la moneda de Londres. Durante los veinticinco años que trabajó en la casa de la moneda, no realizó virtualmente ninguna actividad científica o matemática. En 1705 la reina Ana le concedió nobleza y se le dio el título de caballero. A su muerte fue sepultado en la Abadía de Westminster con todos los honores que su nación podía otorgar. Fue un teólogo frustrado, consideraba que el valor principal de su trabajo era su confirmación de la existencia de Dios. El famoso poeta Alejandro Pope dijo refiriéndose a Newton :

“La Naturaleza y las leyes naturales se ocultaban en la noche; Dios dijo “Que nazca Newton” y se hizo la luz”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.