En algunos puestos de venta se consiguen buenos precios. (Foto Andrés Galindo)
COMPARTE

Tanto en el norte como en el sur de Valencia, así como en otros municipios del estado, últimamente se ha notado la proliferación de venta ambulantes de verduras, legumbres y hortalizas.

Los precios a los que se ofertan estos productos alimenticios, varían de acuerdo al sitio donde se ubique la venta. Por lo general son más bajos en el sur de Valencia.

Especialistas del área social señalan que esta práctica no le da votos a los candidatos porque la conciencia ciudadana prevalece a la hora de tomar una decisión sobre el futuro del país.

Esta situación ha venido siendo aprovechada por algunos dirigentes políticos, para sacarle provecho electoral en el futuro. Por eso no es de extrañar que en cualquier lugar se vean las ventas de verduras, legumbres, frutas y hortalizas, con la foto gigantesca de algún conocido político.

Tanto dirigentes de la oposición como del oficialismo, están utilizando esta técnica para ganar simpatizantes, que esperan voten por ellos cuando llegue la campaña electoral que debe fijar el Consejo Nacional Electoral, para escoger a las nuevas autoridades regionales y municipales.

La gente aprovecha las ofertas pero no compromete su voto o preferencia política. (Foto Andrés Galindo)

Por eso en los últimos días se han apreciado mercados solidarios, identificados con las fotos del alcalde de Naguanagua, Alejandro Feo La Cruz; quien además ofrece instalar unos 300 en todo el estado, y de los concejales Gustavo Mercado, Francisco “Pancho” Pérez y Gerardo Ramírez. En Valencia también son instalados mercados ambulantes de la alcaldía en distintos días según la zona.

Las de los tres primeros nombrados son itinerantes, por lo que vecinos de distintas comunidades, pueden comprar en diferentes días. Pero Gerardo Ramírez instaló un mercado gigantesco, en el estacionamiento del ambulatorio Doctor Miguel Franco que está en la avenida Universidad.

Los precios no son bajos, pero a diario se observan colas de clientes. Los más favorecidos son los trabajadores de Insalud, quienes reciben un 20 por ciento en su compra, por utilizar el estacionamiento del ambulatorio.

Patilla a mil bolívares el kilo, así como guayaba en 800, ñame en 900 y cebolla y pimentón en 3.500 bolívares, son algunos de los precios que tienen que pagar los clientes.

Los precios no son bajos, pero a diario se observan colas de clientes. (Foto Andrés Galindo)

POSIBLES EFECTOS

Especialistas en el área social estiman que este tipo de venta no dará ningún resultado electoral favorable, porque la gente tiende a sacarle provecho económico a todo lo que pueda, pero a la hora de votar, siempre prevalecerá la conciencia ciudadana por el futuro del país.

Luis Enrique Vizcaya, profesor de sociología de la cátedra de ciencias sociales de la Facultad de Educación de la Universidad de Carabobo, sostiene que esta proliferación de mercados está fundamentada  en la tesis del asistencialismo social.

Esta busca satisfacer la demanda de productos de primera necesidad,  reyendo que con ello se puede conseguir el favor electoral o clientelar de las personas.

El docente observa que la motivación en este tipo de actividades, no está fundamentada en la solidaridad humana, sino en la búsqueda de la manipulación de la conciencia ciudadana. Es decir, pensando que al ofrecer azúcar, yuca, zanahoria, etcétera,  se puede lograr futuras simpatías electorales.

Vizcaya considera que quienes incurren en esta práctica, olvidan que el ciudadano está claro en que esto no puede ser un elemento determinante, en la toma de decisiones en el ámbito político electoral.

A su modo de ver, si esto fuera así, el Gobierno Nacional que tiene mayor capacidad para montar este tipo de mercados, e incluso tiene los Pdval, los mercales y los CLAP, estuviera muy bien en las encuestas, pero eso no es así. Es harto conocido el rechazo popular que tiene en el país.

La gente sabe que este es un Gobierno que liquidó la producción nacional y nos puso a pasar hambre, a pesar de haber recibido la mayor cantidad de dólares de toda la historia venezolana, afirmó Vizcaya.

El profesional sostiene que a la hora de votar, los ciudadanos le van a pasar factura a un Gobierno que ofreció que iba a resolver todos los problemas y no resolvió nada, por el contrario se acentuaron.

El profesor universitario apunta, que se equivocan quienes piensen que vendiendo más ñame o más ocumo, va a llegar a ocupar un cargo de representación popular.

En su opinión, la ciudanía está buscando referencias políticas confiables y una propuesta de país sustentable en el tiempo.

Vizcaya observa además que la mayoría de este tipo de mercados  ofrece los mismos precios, es decir que los clientes solo consiguen los productos alimenticios más cerca de su casa, pero no se ahorran nada. En algunos casos la mercancía no es de buena calidad.

Todo eso viene fundamentado en una vieja política de asistencialismo fallido, que no conduce a ningún lado. Eso no es lo que nuestro país necesita. Nuestra nación requiere de cambios profundos y visiones globales para lograr el desarrollo, dijo el profesor.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.