COMPARTE

Es muy difícil encontrar en un ser humano, tantas virtudes juntas, pero es que al conocer a la familia, esas características se hacen viral, como dicen ahora.

Cuando trate hace más de 30 años al Prof. Ricardo Maldonado González, lo hice como debe ser, con respeto y distancia, porque representaba todo un Rector Magnífico, como amerita ese cargo y más con una compañera al lado, como la Prof. María Luisa Aguilar de Maldonado que complementaba todas sus acciones, logrado hacer un binomio perfecto para dirigir a cabalidad, nuestra Alma Mater y Primera Casa de Estudios, La Ilustre Universal de Carabobo, por la cual han luchado unidos toda la vida.

Es muy triste que cuando tu estas segura de que una persona como el Prof. Maldonado, un amante de hacer las cosas bien, con rectitud, defensor de la democracia y de la autonomía por lo cual lucho muchos años, logrando el bienestar de los profesores de la universidad y la excelencia de la multitud de alumnos, que lo admiraron y lo quisieron. Podemos decir que ese era el camino correcto. Luego en los últimos años demostrando ser un amante de lo justo y del querer que la gente común pudiera vivir mejor cada día, desde la unidad y la paz verdadera y por eso lucho, también al lado de su esposa María Luisa y su hijo Jorge, incursiono en el servicio social.

Siempre discreto y tesonero, pero sobre todo firme y decidido en sus decisiones que iban siempre hacia lo que los seres humanos debían aprender cada día más de los grandes maestros y así, poder ayudar al que más lo necesite, con humildad y perseverancia.

Fueron muchos años en la Academia, formando los mejores profesionales desde Faces, y luego como Rector y con su capacidad intelectual y estratégica para lograr con rotundo éxito lo que se trazaba, era uno de los mejores maestros de la UC. Y figuró como una de sus mejores autoridades, en cuyo periodo se logró tener las más modernas facultades del país y la tecnificación de muchas nuevas carreras y aperturas de otras de punta.

Luego quiso incursionar en otras ramas del saber y nos sentimos muy bien, porque estábamos seguros de su integridad.

Su afán por el trabajo y la honestidad a toda prueba, producto de haber luchado toda la vida por la calidad y el logro de sus planes para llevar adelante nuestra mejor universidad, le acreditaron toda la confianza, en los últimos años, como asesor de candidatos que hoy en día ejercen sus puestos públicos con gran satisfacción, fe y optimismo. A la hora de tomar otro camino, obedeció a la unidad, porque era un hombre de principios y de palabra. Sin dejar nunca de seguir colaborando por el bien de nuestra comunidad y continuar adelante para sacar adelante nuestro país de este crisis tan severa de la que él no se dio nunca por vencido.

Estos son los hombres buenos que necesitamos y en los últimos meses han sido muchos los que se nos han ido, pero con mi amigo Ricardo sentimos un gran vacío, una gran falta; ha sido hermoso la cantidad de manifestaciones de pesar, de dolor y de estima a él, su amada e inseparable esposa, María Luisa Aguilar de Maldonado, también exrectora de la UC y actualmente Presidente de Egreamigos, a su hijo Jorge que ya ha comenzado a seguir el paso de sus padres dirigiendo toda la Actividad de Servicio Social de la Alcaldia de Valencia; sus hermanos, brillantes estudiantes que actualmente se encuentra fuera, sin olvidas la alegría de los nietos del Rector Abuelo, que lo llenaron de amor y ternura, como él se lo merecía. Te agradecemos tu obra amigo, te queremos y admiramos; pero sobre todo no dejaremos que se pierda nuestra patria, porque tu estas con nosotros siempre guiándonos y enseñándonos el camino.

Gran Ricardo, gran académico, gran padre, gran esposo, gran hermano, gran amigo; nos dejaste un legado de honestidad y perseverancia y sobre todo de rectitud y templanza para decir las cosas por su nombre; como sabe siempre hacerlo un hombre íntegro que tenía todavía mucho que aportar a nuestra querida Venezuela.

Paz a su Alma.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.