Foto cortesía de: AFP
COMPARTE

El secretario general de la ONU Antonio Guterres visitó este viernes un campo de desplazados en Irak, donde lamentó la escasez de recursos para ayudar a los cientos de miles de habitantes de Mosul afectados por la batalla contra el grupo yihadista.

“No tenemos los recursos necesarios para ayudar a esas personas, ni tampoco la solidaridad internacional imprescindible”, declaró Guterres en el campo de Hassan Cham, a unos 30 kilómetros al este de Mosul.

Las fuerzas iraquíes y los combatientes del grupo Estado Islámico (EI) se afrontan desde hace cinco meses en la segunda ciudad de Irak, que los yihadistas conquistaron en 2014.

Los combates han provocado el desplazamiento de más de 200.000 personas desde el comienzo de la operación para retomar el oeste de la ciudad, a mediados de febrero, un éxodo que preocupa a las organizaciones humanitarias.

Según Guterres, los recursos actual no permiten que los habitantes de Mosul vivan en condiciones decentes, ni tampoco pensar en los esfuerzos de reconciliación necesarios cuando las tropas iraquíes arrebaten la ciudad a los yihadistas del EI, un paso crucial para devolver la estabilidad a Irak.

En el marco de su primera visita a Irak como jefe de la ONU, Guterres se reunió el jueves con altos responsables locales, entre ellos el primer ministro Haider al Abadi en Bagdad.

El secretario general aseguró en la capital iraquí que la protección de los civiles debía ser una “prioridad absoluta”, mientras 600 mil personas continúan atrapadas en el oeste de Mosul, según Naciones Unidas. Los dos tercios de esos habitantes viven en el casco viejo, un laberinto de calles densamente pobladas que las fuerzas iraquíes intentan reconquistar.

– Balance civil –

Un mes y medio después de su inicio, la batalla en el oeste de Mosul se ha cobrado la vida de más de 300 civiles, según la ONU. Y en los últimos días, varias figuras internacionales, incluido el papa Francisco, han pedido mayores esfuerzos para proteger a los habitantes.

Los combatientes del EI han sufrido grandes pérdidas en los barrios occidentales, pasando de 2 mil soldados a menos de un millar, indicó un portavoz militar de la coalición internacional que respalda a las fuerzas iraquíes. Pero su feroz resistencia obliga a las tropas gubernamentales a mostrarse alerta ante sus ataques suicidas, sus francotiradores, sus trampas explosivas y su intento de provocar bajas civiles en los bombardeos de la coalición.

Algunos de los civiles que lograron huir encontraron refugio en los campos abiertos en los parajes desérticos cercanos a Mosul, y otros buscaron cobijo en casa de familiares, alquilaron alojamientos o se instalaron en albergues improvisados.

Entre los desplazados, muchos niños intentan olvidar la guerra pese al estruendo de los combates. Es el caso de Nora, de 10 años, que se refugió en el campo de Hassan Cham tras huir de Mosul.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.