Recorrido en las carnicerías.
(Foto: Rafael Freites.
COMPARTE

Ningún sector económico escapa de la crisis financiera que atraviesa el país, la vorágine de los altos precios y la disminución del consumo de los productos alimenticios ha impactado todos los sectores, incluyendo el sector cárnico que ha disminuido sus ventas en un 50%. 

Los altos precios impiden que las personas puedan acceder a la compra y el consumo de esta proteína.  Rafael Alfano, representante de la Asociación de Carniceros del Estado Carabobo confirmó la especie que reporta la disminución en las compras en este renglón.

Para Afano el poder adquisitivo de los venezolanos está muy por debajo de lo que necesitan para adquirir cualquier producto alimenticio. En el caso el precio de la carne la tendencia siempre es al alza ya que la estructura de costos para la producción ganadera está registrada en dólares, de allí los precios al público se presentan inaccesibles.

De allí el brusco descenso en las ventas de las carnicerías. Ya para noviembre de 2016 en el periférico La Candelaria un kilo de carne de lomito se vendía en 3mil 500 bolívares ahora se consigue entre los 7 mil u 8 mil bolívares.

El vendedor, Antonio Aguilera quien trabaja en una carnicería del barrio La Luz, lo pudimos entrevistar porque estaba solo en el comercio.  Tenía tiempo de sobra para nosotros, ya era mediodía y no llegaban los clientes. En Naguanagua, donde está ubicado el comercio, pudo hablar sin sobresaltos y afirmó que para el último trimestre de 2016 vendía de 12 a 13 reses por semana, en enero disminuyó un 70 por ciento. “Ahora apenas picamos 3 reses”.

Para Betty de Contreras, encargada de la carnicería “Que Rica Carne” las ventas están difíciles. Los clientes solo se asoman a las vidrieras de las neveras a ver precios y dicen que no les alcanza, que ganan muy poco para comprar unos cuantos bistecks.

Por supuesto los proveedores venden a precios muy altos y les cuesta volver adquirir nueva mercancía.

“Compramos mil kilos de pollo la semana pasada porque es lo que más se vende, y a la fecha aún están enteritos”.

Refirió que en diciembre las ventas y en lo que va del mes de enero la disminución en las ventas sigue cayendo.

En una carnicería del Mercado Municipal de Naguanagua, Efraín Espinoza, trabajador del lugar, reiteró lo que conseguimos en otros expendios de carne. De 70 reses que se vendían ahora solo compran la mitad.

La opción: sustituirla por otros alimentos 

Los compradores en los mercados buscan otras alternativas en lugar de adquirir carne. Buscando la economía descendieron en el consumo de este producto como refiere representantes de la Federación Nacional de Ganaderos (Fedenaga).

Según cifras publicadas por esta Federación, el consumo de carne en el año 2012 estaba en trimestralmente en 23 kilos per cápita y durante el 2016 es de tan solo 7 kilos.

Yamitelh Delgado, estaba en la cola para pagar un paquete de lagarto, y confirmó que ahora consumen menos carne y cuando la cocinan la reparten racionada.

Para el cliente, Antonio Correa la carne ha quedado descartada en la lista de sus compras. Estaba pidiendo un kilo de pollo que cuesta 2 mil 900 bolívares, ya que la carne está en 8 mil bolívares, “me estoy ahorrando cinco mil bolívares”

Los consumidores han perdido la esperanza en la ingesta regular de este producto. Aunque no escapa uno que otro optimista como, el señor Luis Guzmán quien sí espera que que los precios bajen este mes. Aunque dijo: “Al finalizar febrero un kilo de carne ya costará 15 mil bolívares”, se lamentó.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.