(Foto Referencial)

El cantante de reggaeton, Carlos Alberto Villal Báez, dominicano, de 28 años, conocido como “El mago de la música”, fue secuestrado por dos enmascarados en la vivienda que ocupaba y asesinado a varias cuadras en el sector El Terraplén, de la avenida Panteón, en San José.

Villal estaba alquilado en una habitación en el edificio Este, urbanismo de la Misión Vivienda, antigua Quinta Olga, y tenía planes de ir próximamente a República Dominicana, donde vive su hija de 7 años, para continuar viaje a Chile, según reveló su madre, Juana Felicia Báez, quien llegó a Caracas la noche del viernes, procedente de Aruba, tras conocer la noticia de la muerte del segundo de sus tres hijos.

Me lo secuestraron y me lo mataron, dijo entre sollozos la señora Báez, quien tiene intenciones de trasladar los restos de su hijo a República Dominicana. Este sábado con apoyo de su hermana que vive en El Hatillo y otros amigos, hacía los trámites consulares para retirar el cuerpo en la morgue.

Villal estaba hablando por celular en un pasillo del edificio a las 2:00 de la madrugada del jueves 19 cuando fue secuestrado y sacado arrastras. Sus victimarios apagaron las luces para no ser identificados y actuaron a sus anchas, lo que significa que son de la zona. La señora del apartamento donde vivía el cantante dio la alarma pero no supo a qué lugar se lo llevaron.

Una mujer con quien Villal mantuvo una relación hace cuatro años, informó al amanecer que le habían enviado a su celular fotografías del cadáver y ella identificó el lugar, entre los escombros de un edificio en el sector conocido como El Terraplén. Estaba amordazado con una franela, con puñaladas en pecho y espalda y una herida abierta en el cuello.

Funcionarios del Cicpc ingresaron al Terraplén y hallaron el cuerpo, después de transitar por un pasadizo enlodado. Las autoridades investigan el móvil del asesinato. No descartan que haya sido para despojarlo de su dinero y otras pertenencias, ya que al cantante le transferían cantidades de dinero del exterior, donde viven familiares.

El reggaetonero tenía seis años en Caracas, aquí convivió con una joven con la que procreó un niño que tiene 2 años, y trabajaba en una zapatería. Constantemente hablaba por teléfono con su madre. La noche del miércoles, horas antes del secuestro, madre e hijo conversaron largamente. Juana Felicia Báez contó que su hijo tenía todo listo para irse a República Dominicana, porque le habían entregado hasta la “carta de ruta” y lo que le faltaba era dejar adelantada una autorización de viaje para su hijo de dos años.

Esa noche el bebé estaba con el cantante porque la madre se lo había dejado desde el martes para que pasara unos días con su padre hasta el domingo 22. Al ocurrir el secuestro, los vecinos llamaron a la madre del pequeño para que acudiera a buscarlo a la residencia.

Presumen que al cantante lo despojaron de una cantidad no determinada en dólares que estaba guardando para su viaje.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.