(Foto AFP)

¿Podrían Estados Unidos y Corea del Norte llegar a un acuerdo histórico, o todo podría saltar por los aires? Los observadores ven una amplia gama de resultados posibles de la segunda cumbre que celebrarán el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong Un.

Aquí hay algunos escenarios que podrían surgir de la cumbre que comienza el miércoles en Hanoi, según informaciones de la AFP:

Fracaso completo, improbable

El hombre clave estadounidense sobre Corea del Norte, Stephen Biegun, y su contraparte asiático, Kim Hyok Chol, mantienen conversaciones a nivel de trabajo en Hanoi para allanar el camino de los líderes.

Un colapso completo de la cumbre parece “improbable porque Trump y Kim están muy involucrados en la reunión”, dijo Viping Narang, profesor asociado del Instituto de Tecnología de Massachusetts. Pero lo que salga de las conversaciones es otra historia.

La primera cumbre de los dos líderes en Singapur terminó en una declaración que acordó una “desnuclearización completa”, que Pyongyang define en términos generales como el fin de las armas nucleares en la península de Corea.

Estados Unidos dice que está buscando la desnuclearización “verificable e irreversible” de Corea del Norte, una formulación que Pyongyang seguramente resistirá.

La repetición de Singapur es una derrota para Trump

Una simple repetición de la declaración de Singapur se vería en Estados Unidos como una derrota para Trump. “Lo que sería un fracaso es otra declaración vaga sobre las intenciones con muy poca acción concreta que cada parte esté comprometida a tomar”, dijo Jung Pak, exanalista de la CIA que ahora es miembro principal de Brookings Institution.

Narang dijo que una repetición de Singapur sería el resultado favorito para Corea del Norte, que no enfrentaría nuevas restricciones.

“Hay una paradoja: para que la cumbre sea útil para los norcoreanos, las reuniones a nivel de trabajo deben ser lo más vagas y extensas posible”, dijo Narang. “Pero para que la cumbre sea útil para Estados Unidos, las reuniones a nivel de trabajo deben entregar algo concreto”.

Un diplomático occidental, hablando bajo condición de anonimato, dijo que si no surge nada importante en el verano de Estados Unidos, los halcones alrededor de Trump, como su asesor de seguridad nacional, John Bolton, podrían presionar cada vez más para que terminen con las conversaciones y concentrarse en la presión.

Trump cede terreno

No importa cuánto lo prepare el equipo de Trump, este nada tradicional presidente de Estados Unidos podría rechazar el asesoramiento de expertos y, como suele hacer, seguir su instinto.

Tal escenario sería visto como una catástrofe por gran parte del establishment de Washington, que ha pasado décadas tratando de descifrar Corea del Norte.

“Un fracaso sería que Estados Unidos dé más de lo que recibe”, dijo Abraham Denmark, director del programa para Asia en el Centro Internacional de Académicos Woodrow Wilson. Denmark expresó su temor de que Trump pudiera declarar el final formal a la Guerra de Corea de 1950-53, que se cerró solo con un armisticio, sin una acción significativa de Pyongyang.

“Declarar el fin de la guerra es una concesión importante y no debe hacerse a la ligera”, dijo, temiendo un efecto en la dinámica entre las dos Coreas.

Un gran temor para Corea del Sur y Japón es que Trump alcance un acuerdo que solo restrinja los misiles intercontinentales, los que pueden alcanzar Estados Unidos, y no haga nada respecto a los de corto alcance que los amenazan.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, habló en repetidas ocasiones de la cumbre de Corea del Norte como una forma de proteger a los estadounidenses, lo que aumenta las preocupaciones en la región.

Una desnuclearización verificable

El mejor resultado para Estados Unidos sería un acuerdo verificable paso a paso en el que los norcoreanos se comprometan a terminar su programa nuclear más allá de las promesas verbales.

Las concesiones norcoreanas con las que Estados Unidos podría cantar victoria incluyen la suspensión de todos los misiles y sitios nucleares del régimen y la destrucción de algunos de ellos, dijo Denmark.

Para Narang, la destrucción del complejo Yongbyon, el principal centro nuclear de Corea del Norte, sería un paso importante. Pero la clave para Washington serían las inspecciones del Organismo Internacional de Energía Atómica de la ONU para verificar que Corea del Norte se está deshaciendo de sus armas nucleares.

A cambio, Washington podría abrir una oficina de enlace en Pyongyang, un paso hacia relaciones diplomáticas plenas, o declarar el final de la guerra. El objetivo más urgente de Kim es el levantamiento de las sanciones internacionales que han frenado sus esperanzas de desarrollo económico.

Estados Unidos insistió hasta ahora en que no proporcionará ayuda hasta conseguir la desnuclearización. Pero Biegun sugirió recientemente: “No dijimos que no haremos nada hasta que vosotros hagáis todo”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.