Foto Carolina González

Seis mil personas, entre colombianos y venezolanos migrantes, fueron atendidos en el buque hospital de la Armada estadounidense USNS Comfort y en los campamentos en tierra instalados como parte de la misión humanitaria Promesa Duradera, que desde el domingo 18 inició en Santa Marta, Colombia.

En presencia de delegados de los gobiernos estadounidense y colombiano se llevó a cabo el acto de cierre de actividades.

En la Marina Internacional de Santa Marta el canciller neogranadino Carlos Holmes Trujillo agradeció la presencia de los más de 950 personas que a bordo del USNS Comfort desarrollaron la misión humanitaria. “Es un orgullo, además, dar a conocer que alrededor de 80 estudiantes colombianos de medicina pudieron apoyar esta iniciativamediante traducciones y en la recepción de pacientes tanto en tierra como dentro del barco”.

El encargado de negocios de la embajada de Colombia en los Estados Unidos, Mark Wells, calificó de fructíferos los cinco días de intensa labor desplegadas por el personal tanto en el buque, como en tierra. “Se atendieron más de 6.000 pacientes y se realizaron más de 100 cirugías. También se educó en la medicina preventiva y se atendió una serie de patologías”.

El USNS Comfort, un petrolero convertido en buque hospital, tiene capacidad para atender a mil pacientes al día. Según el jefe de la unidad médica Charles Cather, la embarcación posee 50 camas en el área de emergencia, 80 en cuidados intensivos y 870 en cuidados intermedios y observación. Además cuenta con 12 quirófanos, salas de rayos X y de Tomografía, así como el banco de sangre más grande del mundo, con capacidad para 5 mil unidades.

El buque hospital Comfort también cuenta con farmacia, laboratorio, servicios de optometría, dermatología y odontología. Este barco, el sexto más grande del mundo, se autoabastece de agua y de oxígeno. Además cuenta con una pista de helicóptero para el traslado de pacientes.

A bordo recibían a los pacientes que les eran referidos desde dos campamentos instalados en tierra. En el colegio Inem Simón Bolívar y el Coliseo Mayor de Santa Marta el personal estadounidense y los voluntarios venezolanos, colombianos y de otras partes del mundo, atendían a los pacientes en distintas especialidades. Ellos evaluaban sus condiciones y requerimientos en las áreas de dermatología, pediatría, medicina general, odontología, optometría, medicina preventiva, salud de la mujer y salud pública. Como parte de estas consultas se entregaron tratamientos para un mes, lentes, bastones, muletas y hasta sillas de ruedas.

De ser necesaria una intervención quirúrgica de cataratas, labio leporino, hernias, entre otros,los pacientes eran trasladados hasta el buque donde, tras la operación y el período de observación, eran dados de alta.

En Santa Marta, Departamento de Magdalena, residen 24 mil venezolanos, de los cuales 18 mil tienen el Permiso Especial de Permanencia, pero solo 4 mil 700 están afiliados al sistema de salud.

El buque hospital USNS Comfort partió rumbo a Costa Rica, donde proseguirá su labor humanitaria.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.