COMPARTE

La Audiencia Nacional española dejó este viernes visto para sentencia a juicio de los 37 acusados del caso de corrupción política Gürtel, entre ellos el extesorero del gobernante PP Luis Bárcenas y el presunto cabecilla de la trama, Francisco Correa, y durante el que se investigaron supuestos pagos a dirigentes de ese partido.

Se trata de uno de los juicios más largos de la historia judicial española, con 125 sesiones en algo más de trece meses, dedicadas a analizar actividades desarrolladas por políticos y empresarios entre 1999 y 2005.

El de Gürtel es uno de los casos de corrupción más relevantes de los últimos años en España y se centra en investigar una red de contratos amañados entre empresarios y cargos del PP durante años.

Su importancia, aparte de algunos personajes relevantes implicados, fue que entre los testigos que declararon estuvo el actual presidente del PP, Mariano Rajoy, primer jefe del Ejecutivo español en activo que comparece en un juicio.

El principal acusado es Francisco Correa, cuyo apellido da nombre al caso (Gürtel es correa en alemán), para quien la fiscalía pide 125 años de cárcel porque, supuestamente, a través de su empresa de eventos hizo pagos destinados a dirigentes del PP que le favorecían en contratos amañados.

El ministerio público reclama 85 años de prisión para el que fuera número dos en el organigrama del PP en la región de Galicia, Pablo Crespo, mientras que para el extesorero nacional de ese partido, Luis Bárcenas, solicita 39 años.

Durante el juicio Correa declaró haber recibido comisiones por muchas obras de OHL, de ACS, de Dragados y de otras compañías, para después añadir que de ese dinero le daba el dos o el tres por ciento a Bárcenas, por conseguir obras en ministerios como Fomento o Medio Ambiente.

Esa nueva revelación, de un Correa que cooperaba en busca de atenuantes, ocasionó la reapertura de la causa sobre la presunta caja B del PP, caso que todavía está pendiente de juicio.

Sin embargo, Bárcenas rechazó las acusaciones de Correa, cuya mutua enemistad ambos confesaron: Nunca he tenido relación con ministerios. En todo este procedimiento no hay ninguna referencia a ninguna entrega ni de OHL ni de ACS al señor Correa. Lo niego rigurosamente, zanjó el extesorero del PP, implicado en otros casos.

Aparte de Rajoy, que entre 1999 y 2005 tuvo altos cargos en el PP (desde 2004 es presidente), en el juicio declararon como testigos varios exministros de la época del Gobierno de José María Aznar, así como exsecretarios generales del partido y dirigentes en varias regiones.

En el alegato final antes del cierre del juicio, hoy, Francisco Correa aseguró que sus empresas no fueron montadas para trabajar con el PP y delinquir y agregó que él utilizaba sus relaciones con políticos para hacer gestiones y obtener contratos.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.