Jueves, 25 de julio de 2024

31°

Valencia, VE

Sergio Rondón, el creador de contenido carabobeño que deja huellas

De estas plataformas digitales, nace Sergio Rondón como un creador de contenido divertido, impecable y con un look inolvidable, capaz

Sergio Rondón, el creador de contenido carabobeño que deja huellas

El marketing digital ha abierto las puertas al mundo entero. Las plataformas digitales hoy en día dan la posibilidad de que través de una imagen o video, se comparta un mensaje diario que nutra a las personas para fortalecer sus redes sociales.

De estas plataformas digitales, nace Sergio Rondón, como un creador de contenido divertido, impecable y con un look inolvidable, capaz de estremecer los pensamientos de sus seguidores.

Este creativo ofrece una energía única en cada post e historia que sube en su cuenta de Instagram @rondondice, que conecta con sus viajes a diferentes países y las recomendaciones del plato perfecto en cada rincón de Venezuela y el mundo.

Originario de la ciudad de Valencia, Rondón desde los 18 años inició su travesía para viajar. Esto se convirtió en su estilo de vida y lo que lo proyectaría más adelante en sus redes sociales.

Sergio Rondón destacó que su crecimiento en las plataformas digitales aumentó durante la pandemia. “Yo crecí más en Pandemia, cuando comencé a crear contenido con compras que hice y de alguna manera fue positivo. También mande a elaborar 2000 tapabocas con mi logo y los acompañe con un foro chat donde impartimos lo que estaba en tendencia”.

El contenido de este artista digital permite ser inspiración y catarsis para un país convulsionado, el cual cada foto, video, podcast, entrevista en Instagram Live y reels, son piezas claves para el éxito de la humanidad.

Nota de prensa

Únete a nuestros canales en Telegram y Whatsapp. También puedes hacer de El Carabobeño tu fuente en Google Noticias.

Sergio Rondón, el creador de contenido carabobeño que deja huellas

Sergio Rondón, el creador de contenido carabobeño que deja huellas

Activa las notificaciones Lo pensaré