El Dream Team puertorriqueño de 1995 es de los más recordados en el Caribe/ Foto: Archivo
COMPARTE

@JoseARodS

Desde 1946 la Serie del Caribe fue la competición por excelencia del beisbol latinoamericano, el fanático de la pelota se acostumbró a marcar en su calendario cada mes de febrero para observar a los equipos campeones de las mejores ligas invernales con sus rutilantes luminarias, sin embargo, los nuevos tiempos que vive el deporte más popular del trópico parecen haber apagado el brillo en el firmamento que por muchos años mantuvo el evento.

Atrás quedó la época donde los grandeligas de mayor cartel en República Dominicana, Puerto Rico, México y Venezuela se colocaban los uniformes de sus respectivas representaciones para disputar el título que por encima de lo deportivo significaba el acercamiento de los peloteros más admirados de la región con sus aficionados.

Nombres que en la actualidad forman parte del Salón de la Fama de Cooperstown como: Luis Aparicio, Juan Marichal, Rod Carew y Roberto Clemente, entre muchos otros, vieron acción en la cita caribeña durante los mejores momentos de sus carreras en lo que fue uno de los espectáculos más esperados por el público año tras año.

Roberto Clemente participó en la Serie del Caribe con Cangrejeros de Santurce a finales de los 50/ Foto: Archivo

Quizás el equipo más memorable en la justa fue el denominado “DreamTeam” de Puerto Rico en 1995 con estrellas del tamaño de Roberto Alomar, Carlos Delgado, Juan González y compañía quienes se encargaron de barrer a sus rivales en dicha oportunidad con seis victorias sin derrotas para alzarse con el trofeo.

Los exorbitantes contratos que hoy día conforman los principales titulares del beisbol moderno, y las consecuentes restricciones que imponen las diversas organizaciones de la Gran Carpa a los peloteros para disminuir los riesgos de lesión han mermado el nivel del certamen en lo deportivo.

En los últimos años figuras de la talla de Andrés Galarraga, Miguel Tejada, David Ortíz y Vladimir Guerrero han dejado un vacío difícil de volver a llenar en el torneo, la presencia de “bigleaguers” en el Caribe está cada vez más cerca de la extinción.

Fuente:YouTube

SALVAVIDAS MEXICANO

La edición 2017 del clásico caribeño se llevó a cabo en México, plaza que se ha convertido en el principal fortín de los organizadores en su intento de mantener con vida la tradición.

Alrededor de 130.000 espectadores asistieron a los 13 encuentros en el Nuevo Estadio Tomateros de Culiacán, uno de los más modernos de la región latinoamericana con instalaciones que incluyen museos, restaurantes VIP y la pantalla interna con las mayores dimensiones del béisbol en idioma castellano, 33 metros de altura con 11 de ancho.

El escenario mexicano sirvió como sede para la discutida coronación de Criollos de Caguas a pesar de terminar con récord de 3-3 al ganar la final a los anfitriones Águilas de Mexicali, quienes irónicamente culminaron con foja positiva de 4-2, aunque por situación del formato no les alcanzó para llevarse la gloria.

Los Criollos de Caguas se alzaron con el título en tierra mexicana pese a terminar con récord de .500/ Foto: Archivo

La confirmación de Cuba como país invitado al menos por una oportunidad más y la posible inclusión de Panamá como miembro de la competición será un ingrediente adicional en la cita de 2018, la cual será celebrada en Barquisimeto, con un listón que por las condiciones actuales será difícil de superar.

La ciudad musical de Venezuela tendrá la misión de proseguir el rescate de la máxima cita del béisbol caribeño, con la nostalgia de protagonistas del diamante que posiblemente no volverán a observarse en representantes similares del presente, pero con la pasión  del fanático como principal motivación.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.