Foto: Cortesía
COMPARTE

Tenia sus herramientas de construcción en mano: un pico y una pala. Hacía unos arreglos a su vivienda cuando Julio Álvarez recibió un fuerte golpe que lo dejó sin aliento y vida.

Todo se volvió oscuridad en una edificación del sector Araguita, en la avenida principal Agustin Codazzi de Guacara. El hombre de 61 años había sido tapiado por una gran extensión de tierra que se desprendió de un cerro cercano.

Se presume que la causa de muerte fue asfixia, debido a la enorme presión ejercida por el material sólido cuando se desprendió a las 3:10 p.m. del pasado lunes.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.