Simon-Diaz

Hoy, 19 febrero se cumplen 7 años de la desaparición física de Simón Díaz, tras una larga lucha contra el alzhéimer. Aunque hoy no está con nosotros, la memoria y el legado cultural del “tío favorito de Venezuela”, se mantiene intacto, su música es representativa de la Venezuela pujante.

El alcaraván cantó en la población de Barbacoas aquel 8 de agosto de 1928, para darle la bienvenida a Simón Narciso Díaz Márquez, un aragüeño, que dejaría el corazón en los llanos. Del rasgar de su cuatro se elevaron bellísimas tonadas y recio joropo, para dar forma a canciones que lo convirtieron en el más celebre intérprete de la música popular venezolana.

De acuerdo a lo que siempre comentaba, comenzó a improvisar coplas que escuchaba en boca de los artistas locales. Y su padre, el maestro Juan Díaz quien tocaba el cornetín en la banda del pueblo, se dedicó a transmitirle sus conocimientos y amor por los ritmos tradicionales. 

Así, la infancia de este joven trovador se vería truncada con la muerte de su progenitor. De allí, que tuvo que trabajar para ayudar a su madre, doña María, para terminar de levantar a sus siete hermanos.

Su carisma: Su distinción entre los cantantes llaneros

Y con 20 años, se dispuso a trasladarse hacia Caracas, para ingresar en la Escuela Superior de Música, donde contó con la guía del maestro Vicente Emilio Sojo. El resto, es historia conocida.

De liquiliqui impoluto, con el respectivo sombrero y una sonrisa que le abarcaba todo el rostro acompañada de su distintivo lema: “caracha negro…”, Simón Díaz elevó la llaneridad a su máxima entonación.

Era tan versátil que además de su extensa obra musical, también incursionó en el cine, televisión y teatro, los cuales aprovechó para difundir el repertorio tricolor.

El tío más entrañable de la televisión venezolana

Ante la infancia accidentada,el tío Simón Díaz utilizó la televisión para transmitirle a los niños la importancia de la cultura popular, los valores y la educación a través de su programa Contesta tío Simón. De allí vino el famoso apodo.

Tampoco dejó indiferente a nadie: “Sus melodías son hermosas y su falsete celestial”, dijo alguna vez el cantante dominicano Juan Luis Guerra para describir las canciones compuestas por este adalid de nuestra música popular.

Entretanto, el mexicano Armando Manzanero, siempre destacó su don de gente: “Yo creo que puede ser más grande como amigo que como todo lo demás”.

Al reconocimiento de sus colegas músicos se suman importantes galardones: un Grammy Latino, la Orden Libertador, y el Premio Nacional de la Cultura.

“Cuando escuché Tonada de Luna llena, supe que provenía de un compositor muy especial” expresó Juan Luis Guerra.

Un legado musical

El legado musical de Simón Díaz hace honor a nuestro gentilicio: Venezuela siempre era la gran protagonista de sus canciones.

“La luna me está mirando/ yo no sé lo que me ve/ yo tengo la ropa limpia/ayer tarde la lavé”, canta en la piel de un llanero que se siente diminuto frente a la inmensidad del satélite.

También, su repertorio exaltó nuestra fauna: “Alcaravan compañero que vive regando flores a la orilla del camino”; “caballo viejo, la vaca mariposa, becerritos, lapas y Guacamayas, eran citados en sus melodías.

Y como ningún otro, Simón Díaz cantó en todas las épocas con los más diversos nombres de la canción: Desde astros criollos como: Alfredo Sadel, Ilán Chester o Jeremías, hasta figuras de renombre internacional, como Plácido Domingo o Celia Cruz.

Pero, tampoco había que ser famoso para cantar con él. Cultores y grupos de baile, tuvieron un espacio en sus conciertos.

Otro detalle admirable, es que atrajo a jóvenes, que por lo general no suelen gustarle la  música tradicional, pero más de un nóvel artista se atrevió a interpretar sus composiciones, como Laura Guevara, OKills, Gaélica, la agrupación de fusión Criollo House, el grupo Acapella Vocus y la mexicana Natalia Lafourcade, son solo algunos de ellos.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.