La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) advirtió este lunes de que la prensa colombiana figura entre las “más castigadas y estigmatizadas” del continente debido a la violencia de la guerrilla y el narcotráfico.

La SIP, con sede en Miami (Florida), rechazó en un comunicado el pronunciamiento de un grupo insurgente colombiano que tachó de “mercenarios” a algunos de los medios de comunicación más importantes del país.

Se trata del grupo disidente de las FARC denominado “Segunda Marquetalia”, que tildó de “mercenarios” y “fieles aliados” del Gobierno de Iván Duque a los medios tradicionales Caracol Radio, Caracol TV, RCN Radio, RCN TV, El Tiempo, El Espectador y Semana, señaló la organización hemisférica.

El citado grupo de las FARC se pronunció en contra de los medios tras anunciar que su comandante, Iván Márquez, está vivo, luego de varios días de especulaciones sobre su estado tras un supuesto ataque por parte del Ejército y la Policía.

El presidente de la SIP, Jorge Canahuati, rechazó los insultos al periodismo por parte de los disidentes de la FARC y recordó que, “debido a la violencia de las FARC y sus actividades con el narcotráfico, muchos medios debieron cerrar y los periodistas autocensurarse”.

Por su parte, el presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, Carlos Jornet, afirmó que los agravios de la guerrilla representan un nuevo ejemplo de “cómo los grupos de poder”, así sean públicos, privados o del crimen organizado, “estigmatizan al periodismo para restarle credibilidad”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.