Aceite brasileño en Biomercado. (Foto: Astrid Rodríguez)
COMPARTE

La razón por la cual las interminables colas en los supermercados ya no se ven son los altos costos en los productos de la cesta básica. Llegaron los alimentos, los anaqueles están repletos de harina, pasta y arroz, pero todos importados, y no con dólar preferencial; se sabe por su precio.

Constantemente se escuchan las palabras “soberanía alimentaria” en los discursos políticos. La Ley Orgánica de Seguridad y Soberanía Agroalimentaria, publicada en gaceta oficial n° 5.889 el 31 de julio de 2008 la define en su artículo 4 como el derecho de una nación a desarrollar políticas agrarias y alimentarias a partir de la producción local y nacional.

A pesar de los distintos planes que el presidente Nicolás Maduro anunció en 2016 para la producción de alimentos en el país, que abastecerían a la ciudadanía, aún se vislumbra la escasez.

El 23 de septiembre del 2016, Maduro resaltó que “Venezuela tiene la capacidad de producir y garantizar soberanía alimentaria y lo estamos demostrando”, pero en los supermercados de Valencia solo se consiguen productos traídos de Colombia y Brasil a altos costos.

En Biomercado, de Naguanagua, había una cesta llena de harina Campesina de Colombia a 3 mil 990 bolívares. Las personas se acercaban, veían el precio y el artículo con curiosidad para volver a dejarlo en el mismo lugar.

Hay harina, pero colombiana. (Foto: Astrid Rodríguez)
Hay harina, pero colombiana. (Foto: Astrid Rodríguez)

La misma situación se repite con la pasta marca Luciana de 500 gramos en 4 mil 280 bolívares. El aceite marca Soya de 900 mililitros en 8 mil 600 bolívares. Ambos productos de Brasil.

En Biomercados hay espaguetti brasileño. (Foto: Astrid Rodríguez)
En Biomercados hay espagueti brasileño. (Foto: Astrid Rodríguez)

“Estos precios son un abuso, es imposible comprarlos”, comentaba una mujer de cabello rojo al grupo de personas que se encontraban viendo la cesta con arroz y azúcar brasileño, en 4 mil 890 y 5 mil 600 bolívares respectivamente.

En al automercado San Diego de la avenida Bolívar se repiten los mismos productos importados, arroz Rosalito en 4 mil 638 bolívares y la pasta Bellila, de 500 gramos, está en 3 mil 312 bolívares.

Arroz Rosalito. (Foto: Andrés Galindo)
Arroz Rosalito. (Foto: Andrés Galindo)

PRODUCTOS NACIONALES COSTOSOS

En el caso de Kromi, en Mañongo, algunos de los productos son hechos en Venezuela, pero los precios son elevados.

Cafe Propatria, 400 gramos, en 5 mil 975 bolívares y Lactvisoy en 5 mil 036 bolívares.

Cafe Propatria casi en 6 mil bolívares. (Foto: Astrid Rodriguez)
Leche nacional en Kromi. (Foto: Astrid Rodríguez)

Pasta marca Donnavera, de 450 gramos, traída de Italia, en 5 mil 141 bolívares.

CONSUMIDORES

Los más afectados de los altos precios de la comida son los consumidores quienes deben hacer milagros con su sueldo para llevar alimentos al hogar.

César Quintero, que se encontraba en el supermercado, expresó que realizar la compra como años anteriores es imposible. “Jamás y nunca podré llevar todo lo que necesito a esos precios”.

De los productos escaseados solo llevaba un kilo de harina, del resto, solo vegetales.

Quintero invitó a los compradores a buscar en varios lugares antes de adquirir los alimentos, debido a que hay demasiada especulación con los precios, “hasta los pesos están alterados en los mercaditos al aire libre”.

En un lugar le estaban cobrando 7 mil 500 por carne de primera, en Biomercados la consiguió en 4 mil bolívares. Para César Quintero, es importante comenzar con la producción en el país para que los productos bajen los precios.

El falconiano Julio Rodríguez resuelve las arepas con maíz pilado como le enseñaron en su tierra, comentó mientras hacía la cola para pagar en Kromi.

Gana un poco más de sueldo mínimo, aun así no le alcanza para comprar los artículos a precios tan altos. Debe inventar nuevas recetas con alimentos que estén económicos, como es el caso de la yuca que le ha resuelto varios almuerzos en su hogar.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.