(Foto referencial)
COMPARTE

Un panadero viajaba en su moto y recorría el municipio Los Guayos en dirección hacia un mercado. El sol de las 2:00 p.m del pasado martes le daba en el rostro cuando dos hombres en una moto se le acercaron para robarlo. Tardó en entregar sus pertenencias y le dispararon, afortunadamente se salvó.

Desde una cama en la unidad de traumashock del Hospital Universitario Ángel Larralde habló Carlos Menezes, de 22 años, en compañía de su esposa, Catherine Rivas, quien esperaba en un pequeño taburete con el rostro entre las piernas.

Fue ella quien en un principio contó la historia. Se abrigaba constantemente con su suéter fucsia debido al frío en el recinto, pero el mismo afectado relató que el disparo le entró por el glúteo derecho y quedó alojado en el izquierdo.

Tras dispararle, los delincuentes robaron su moto, una Arsen 2 roja y huyeron. Menezes se siente afortunado y a pesar de estar adolorido sonríe porque se salvó de la muerte

A las 4:00 p.m. fue ingresado al Hospital Universitario, donde recibió los atención a las 12:00 p.m.. Los médicos aún no deciden qué hacer con él. El joven está pálido, pero espera recuperarse pronto.  El es parte de una estadística que, afortunadamente, sobrevive a un robo de ese tipo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.