Plantón en el Distribuidor El Trigal (Foto: Dayrí Blanco)
COMPARTE

El que se cansa pierde, eso piensan los cientos de manifestantes que acudieron hoy al llamado de la oposición. El temor se ha ido y las ganas de recuperar a Venezuela llena de fuerzas tanto a jóvenes como ancianos.

Desde tres puntos de Valencia salieron las concentraciones a la sede de la Defensoría del Pueblo: Tijerazo, Shopping Center y plaza Santa Rosa. El inclemente sol no fue excusa para detenerse, cientos de personas se congregaron y caminaron por las distintas rutas de las marchas.

Los jóvenes han tenido el protagonismo de las protestas, pero detrás de ellos se ven ancianos con una fortaleza que impresiona. Caminan bajo el sol y los largos kilómetros de las rutas, no tienen miedo pues sus deseos ya no son por ellos, sino por el futuro de sus hijos y nietos.

Desde la Defensoría del Pueblo, se escucharon los gritos de algunos manifestantes para trasladarse a la autopista, lugar que se ha vuelto común trancar en las protestas. Algunos acataron el llamado, otros se quedaron más tiempo en la sede pública.

Los que decidieron bajar a la autopista lo hicieron con cantos antigubernamentales, banderas y ganas de cambio para el país, la esperanza en sus rostros es evidente, una Venezuela mejor está por venir.

Desde la defensoría bajaron por la avenida Rojas Queipo hasta el distribuidor de La Trigaleña, para seguir por la autopista del Este hasta el distribuidor El Trigal, punto de encuentro constantes para las protestas.

Una bandera gigante guiaba a los manifestantes quienes dejaron un canal funcionando para el tránsito vehícular, los carros tocaban cornetas apoyando a las personas, el respaldo fue tal, que un camión de agua ofreció llenar los envases de los opositores que participaban en la marcha.

Camisas blancas y gorras de los colores de la bandera se sumaban cada vez más a las adyacencias del elevado El Trigal. Una monja tambien apoyo el llamado de la oposición. Camino junto a los manifestantes pidiendo por la paz del país. La lucha es de unidad.

Sobre el elevado el sonido de la charrasca y las maracas alegraban la manifestación, el clima fue pacífico, y a pesar de la crisis, alegre. No era la primera vez que los manifestantes escuchaban esa melodía, en concentraciones anteriores, la pareja que tocan los instrumentos se han acercado al lugar.

El sol siguió siendo inclemente, pero nadie se movió, de forma alusiva al Plantón del pasado lunes, los manifestantes se apostaron en El Trigal.

Situación irregular

Las denuncias de los infiltrados en las marchas opositoras toman más poder, ya son 26 días de protestas, las caras en El Trigal son siempre las mismas, los que se suman lo hacen de forma pacífica sin atentar contra la seguridad de los manifestantes.

Esta unidad se demuestra, la actitud sospecha de una persona que tomaba foto y grababa los rostros de la protesta alertó a los ciudadanos. Un hombre moreno sería el responsable de una situación irregular.

Los manifestantes lo agarraron, el hombre confesó formar parte de grupos oficialistas que pasan datos e informaciones de las protestas. Esto alteró a los manifestantes, el miedo de sufrir atentados al soltarlo estaba en sus mentes.

No sabían qué hacer, por ningún motivo quieren ser cómo el Gobierno, pero ¿los colectivos tendrían compasión con los manifestantes?

El diálogo formó parte fundamental, su decisión fue soltar al presunto infiltrado. Las autoridades -tal vez- sabrían qué hacer con él.

El Trigal pacífico

Al pasar la situación irregular, la tranquilidad volvió a El Trigal. Conversaciones y cantos antigubernamentales se apoderaron del clima de la protesta.
Escombros cerraron las vías del acceso al distribuidor, palos y algunas rocas fueron utilizadas como forma de barricada. Y El Plantón siguió, algunos parados y otros sentados, pero todos juntos, luchando de alguna forma por el cambio para el país.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.