Momentos del traslado de la señora Glenys Araque al cementerio Oasis. (Foto Angel Chacón)

Muestras de tristeza y desconsolación se apreciaba en el salón donde era velada la señora Glenys Araca, madre del estudiante asesinado Daniel Queliz antes de ser sepultada; mientras su hermana Sor Agudo, a pesar de su dolor, resaltaba las bondades por las que destacaba Glenys: “Una enfermera a carta cabal, buena hermana, una atalaya vigilante sin descansar día y noche. Hizo un buen trabajo con mi sobrino Daniel, nadie puede hablar de él, junto con mi hermana lo ayudé a levantarse, mientras ella trabajaba, yo lo cuidaba”.

“Mi hermana fue un ejemplo a seguir, muy dedicada a su profesión como enfermera y como madre”, Sor Agudo, hermana de Glenys Araque (Foto Angel Chacón)

Apenas, hacía una semana que Sor había estado acompañando a su hermana Glenys, y aún así “en su inmenso dolor, me dio de comer. Ella se caracterizó por su gran dedicación a la enfermería, era muy alegre, para mí fue la mejor hermana, amiga y me permitió sentir ese dolor de lo que significa perder a un hijo, nada es suficiente para compensarlo. Pero, soy cristiana y creyente en Dios, como ella también lo fue, muy agradecida del Señor. Fue un ejemplo a seguir, y esta situación también la acepto como designios para la reflexión”.

El cuerpo de Glenys Araca fue sacado de la funeria QuoVadis a un cuarto para las once de la mañana de este jueves, para su posterior traslado al cementerio El Oasis del municipio Libertador, donde sería sepultada en la misma tumba donde yace enterrado su hijo Daniel Queliz, desde hace un año. El estudiante a quien un funcionario policial le quitó la vida en la urbanización La Isabelica, solo por protestar. El joven fue asesinado el 11 de abril de 2017 durante las protestas, en el Conjunto Residencial Los Parques, perteneciente a la parroquia Miguel Peña de la ciudad de Valencia.

Glenys Araca pertenecía a una familia de tres hermanas y tres varones, quienes la acompañaron hasta la sepultura, al igual que su esposo Neyliz Alezander Queliz.

Recuento del caso del joven estudiante

De acuerdo a lo reseñado por este medio, la familia de Queliz, a través de la abogada Grace Rodríguez, se quitó la vida por la inacción de la justicia. A un año de la detención del efectivo policial Marcos Ojeda, imputado por el homicidio, ni siquiera se ha realizado la audiencia preliminar.

La abogado presentó una recusación del juez de primera instancia en funciones de juicio, Angel Aponte Rangel, por considerar que no es imparcial. Se tenía conocimiento que el imputado goza de un beneficio de salir de su calabozo en la comandancia de la Navas Spinola las veces que desea y aún el caso permanece “engavetado”.

Por este hecho inicialmente fueron detenidos cinco policías, pero solo fueron condenados esupervisor jefe Marcos Ojeda (47) y al oficial Edwin Romero (33), por los delitos de homicidio intencional, uso de armas orgánicas y alevosía. Pero, según testimonios de los familiares y vecinos, ambos funcionarios estarían en libertad.

Leer también: El Carabobeño




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.