Foto: Dayrí Blanco
COMPARTE

Dayrí Blanco | @DayriBlanco07

La rutina cambió para María Fernanda Mendoza el 11 de enero. Desde ese día cuenta al menos seis horas diarias en las puertas de la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), en Naguanagua. Llega a las 11:30 a.m. y se va pasadas las 6:00 p.m. esperando que los funcionarios del lugar le permitan  entrar y ver a su hermana: Steyci Escalona. Pero es una suerte que ha tenido solo en cuatro oportunidades durante los 67 días de detención que registra la militante de Voluntad Popular (VP) y novia del diputado Gilber Caro, en un proceso marcado por vicios judiciales y que el jueves pasará a otra fase con la primera audiencia preliminar.

María Fernanda luce cansada. Vive en Bejuma y recorre 27 kilómetros a diario en su lucha por la libertad de su hermana. Para ella es difícil ocultar su angustia y desesperación “solo pido a la jueza Luz Marina Santafé, quien lleva el caso, que actúe como hija y como madre, que se ponga el corazón en la mano y decida en favor de la justicia, porque Steyci es inocente y debe darle libertad plena el jueves”, expresó entre un llanto que le costó controlar.

Hay autorizaciones de traslado a revisión médica a Escalona que no se cumplen. Los funcionarios del Sebin repiten el discurso cada vez que Mendoza se los recuerda. “Por órdenes de arriba ella no puede salir de aquí a ningún médico”. La detenida tiene padecimientos que refieren una severa afectación física y emocional desde su encarcelamiento: “Tiene fuertes dolores de vientre, moretones en las piernas por falta de circulación —al no permitírsele salir de la celda a caminar— y se le está cayendo el cabello”.

El diputado de la Asamblea Nacional (AN) por Carabobo, Ángel Álvarez Gil, recordó que el procedimiento bajo el que se ha llevado el caso de Steyci Escalona ha sido irregular desde el principio al ser llevado por un tribunal militar siendo ella una civil que se dedica a la docencia de idiomas en Suiza desde 2010. Acusó a los jueces de Venezuela de sicarios políticos, al ensañarse contra los disidentes al Gobierno de Nicolás Maduro “que representa la malandrocracia, el atropello, desequilibrio de poderes y persecución política focalizada en dirigentes de Voluntad Popular”.

Álvarez Gil denunció también que el diputado Gilber Caro ha sido víctima de una aberración jurídica al no existir aún orden judicial en su contra “por lo que no titubeo al decir que continúa secuestrado por este régimen”. Desde el 21 de enero el legislador se encuentra recluido en la  Cárcel 26 de Julio del estado Guárico, tras pasar 10 días en el Círculo Militar de Carabobo, ubicado en Naguanagua, desde su detención en la Autopista Regional del Centro junto a su pareja.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.