COMPARTE

Dayrí Blanco | @Dayriblanco07

Hoy, como cada martes y viernes, es día de visitas de abogados en el Centro de Formación del Hombre Nuevo El Libertador en el penal de Tocuyito. Pero para el diputado Gilber Caro no fue así. Se la suspendieron luego de haber iniciado una huelga de hambre la noche del domingo, para exigir su traslado a Ramo Verde.

Sus defensores llegaron la mañana de este martes a la puerta del centro de reclusión en el que se encuentra desde el 8 de mayo cuando llegó desde la cárcel 26 de Julio de Guárico. En la entrada les dijeron que no podían pasar sin darles explicaciones.

La preocupación de los abogados es evidente. “Ya Gilber presenta síntomas claros de las secuelas que produce el aislamiento celular”, aseguró Theresly Malavé, defensora del diputado, quien tiene compulsivo das al hablar, mucho frío aunque esté haciendo calor y ha perdido mucho peso. “También tiene mucho desasosiego y desesperanza”.

La idea de los abogados era verlo para conocer su estado de salud, pero no se lo permitieron. “Le trajimos agua y bebidas para que se hidratara en medio de su huelga de hambre y tanto lo recibieron”. En la carta que envió Caro también anunció que de no tener respuestas pronto se coserá los labios.

Ya son más de 24 horas sin comer las que cumplió el diputado. La medida la tomó luego de cenar el domingo el la noche ante la inacción de la juez 6ta en funciones de control, Luz Mariela Santafé, quien se comprometió a gestionar el traslado a Ramo Verde y se fue de periodo vacacional al sin cumplir con su palabra.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.