Tiene tantos atributos que puede quedarse corto la cantidad de adjetivos que podamos darle. Es el escritor y pintor Salvador Dalí , vinculado con el surrealismo, la pintura, la escritura y la rebeldía, además de su excentricidad a la hora de vivir la vida.

Dalí y el surrealismo del siglo XX

El talento de este hombre, aparte de los adjetivos que se puedan agregar a su persona, es innegable, transformándose así en uno de los personajes más conocidos y colaboradores del movimiento surrealista del siglo XX.

Salvador Dalí nació en Cataluña, España, en 1904 y vivió en la provincia hasta cumplir sus 17 años, forjando un carácter fuerte y totalmente vehemente, que se mostró en sus conflictos con el personal de la mayoría de las instituciones donde estudió y que, de alguna forma, estos problemas dieron pie a tallar una personalidad totalmente singular.

A los tres años ya había sido expulsado de la institución donde se encontraba por conflictos internos con sus compañeros y profesores, por lo que su carrera académica se fue deteriorando, quizás por conducta, quizás porque desde pequeño sabía que iba a triunfar en un renglón artístico. Lo cierto es que no se podía negar que este joven extrovertido tenía algo diferente, y aparte de los problemas, era algo muy positivo.

La influencia de Salvador Dalí

La influencia principal de Salvador Dalí era todo lo relacionado con lo intangible, es decir, ese mundo utópico que imaginamos o soñamos, pero que no somos capaces de hacer en la vida cotidiana, ya que por la época de los años 30, aproximadamente, se unió al movimiento Surrealista, en el que duró solo nueve años por haber sido expulsado y donde se vio identificado y definido por el movimiento, y donde vio identificada su obra en él.

Luis Buñuel en el año 1929 realizó una película a la que llamó Un Perro Andaluz, donde aparece en alguna escena burros sangrando al lado de un piano, que junto al soundtrack de la película y la ausencia de diálogos, emitía una imagen totalmente surrealista y bizarra, que incomodaba de alguna manera a los espectadores y que fue influenciada por la obra de Dalí.

El talentoso escritor y pintor viajó por todo el mundo en su carrera, pero entre sus viajes más importantes estuvo su viaje a Italia, donde se enamoró y se dejó influenciar por las obras de viejos maestros italianos.

En esta reunión de trabajo, tuvo un conflicto con el fundador del movimiento surrealista, que le negó ser parte de la movida, lo cual lo obligó a pintar sus propias versiones algunas obras clásicas y tradicionales.

El escritor se caracterizó por ser extremadamente egocéntrico, tanto, que llegó a escribir de forma egoísta autobiografías para explicar el absurdo de su vida, conocidas como –La vida secreta de Salvador Dalí o El Diario de un Genio-, las cuales no escondían su admiración por sí mismo, de alguna forma.

(Fuente: http://www.gender-budgets.org)




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.