La justicia humana, sobre todo en relación a los delitos de corrupción, a veces tarda mucho, pero suele llegar. Se alega, y tiene mucho de cierto, que una justicia tardía no es una verdadera justicia. Pero es preferible la justicia tardía a la falta de justicia. Todo esto viene a cuento por la gran cantidad de casos de corrupción que se están ventilando en fiscalías y tribunales extranjeros, en especial de Estados Unidos y Europa, y que involucran directamente a funcionarios de la hegemonía y a sus testaferros.

No podía ser de otra manera, porque si la hegemonía roja ha sido y es el régimen político más corrupto del planeta –en criterio de gente que apoyó a ese régimen y que incluso formó parte de su jerarquía, entonces sólo era cuestión de tiempo que la colosal corrupción se fuera revelando, como en efecto está ocurriendo en medio mundo. Dentro de Venezuela, las cosas también se saben, pero campea la impunidad. De hecho, muchos de los principales corruptos provienen del sector judicial.

No vale la pena dar nombres, porque éstos son conocidos hasta la saciedad. Figuran en las numerosas listas de sancionados por gobiernos foráneos, figuran en las denuncias penales que han sido presentadas en la Fiscalía venezolana (aunque esas denuncias se encuentren engavetadas), figuran en las rigurosas investigaciones de medios de comunicación internacionales, a partir de informaciones oficiales suministradas por organismos jurisdiccionales, figuran en los encausamientos y condenas preventivas de esos mismos organismos.

Los mega-corruptos de la boli-plutocracia no son una especie uniforme. Los hay rojo-rojitos, pero también de otros colores. La depredación masiva que ha sufrido Venezuela y que, en parte, explica que esté sumida en una catástrofe humanitaria en medio de una bonanza petrolera, ha sido de tal magnitud que los recursos depredados se han repartido a diestra y siniestra en todo el espectro político, con honrosas excepciones, y también a lo largo y ancho de los especuladores financieros. Ya lo afirmaba Lord Acton: el poder corrompe y el poder absoluto, corrompe absolutamente. De pronto, no es la mejor traducción de su conseja, pero se entiende bien.

No podrán escapar a la acción de la justicia. Y eso incluye a las figuras más representativas de la hegemonía. Sí, la justicia humana puede que tarde, puede que tarde demasiado, pero cuando llega, llega con la fuerza del derecho y la vindicación de los afectados por la injusticia. En este caso, casi toda una nación.

[email protected]




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.