Hoy después de tanto tiempo
pude volver a Canoabo,
un pueblito encantador
del que estoy enamorado

Conté cuentos en la plaza
a un centenar de pipiolitos,
la pasamos de un hermoso,
ese pueblo es sabrosito

Después fuimos a la iglesia
con el patrón San José,
y un fragmento de un poema
enseguida recité

Es don Vicente Gerbasi
el autor de ese poema
un poeta universal
¡Y es de tierras canoaberas!

¿Quién me cuenta de su vida?
Enseguida pregunté,
y entre cuentos, cantos, risas,
esto fue lo que escuché

Por allá en mil nueve trece
día de lluvia el dos de junio,
nacería este insigne hombre,
y no hubo plenilunio

Solo la furia del río
y la brisa montañera,
le dieron la bienvenida
a su sonrisa primera

Los animales del monte
junto al canto de las aves,
fueron nutriendo su savia
y eso quizás fue la clave

Donde su alma se inspira
para escribir con decoro,
esos sus lindos poemas
del mundo, hoy un tesoro

“CANOABO es una palabra morada olorosa a cacao
un camino de café lanzado hacia el sol,
una postal azul de remotas y dóciles montañas”

Era hijo de migrantes
que desde Italia llegaron,
buscando oportunidades
y aquí ahora, recordamos

Juan Bautista Gerbasi y Ana María Federico Pifano

Su casa estuvo ubicada
en la calle Coronel
antigua Caramacate,
en sus tiempos un vergel

“Te amo, infancia, te amo
porque aún me guardas un césped con cabras,
tardes con cielos de cometas
y racimos de frutas en los pesados ramajes.”

Con apenas los 10 años
se lo llevan para Italia,
y allí logra destacarse
en primaria y secundaria

Luego en el año veintiocho
su padre fallecería,
y Vicente al enterarse
a su pueblo volvería

A Valencia se traslada
y ejerce varios oficios,
la vida se le hace dura,
y llegan los sacrificios

Oficinista en un banco,
redactor del diario Ahora,
también traductor de cables
de una agencia noticiosa

Entre buscar y buscar
llegó a ser el secretario
por su empeño y compromiso,
sindicato del tranviarios

Pero tenía una afición
intensa por la escritura,
igualmente disfrutaba,
una muy buena lectura

Por eso de cuando en cuando
se trasladaba a Caracas,
y en tertulias con amigos
sus poemas, se destacan

En la casa de Jacinto
Fombona Pachano, era
donde los sábados iba,
de conversas amigueras

Conoce a Enrique Planchart,
a Fernando Paz Castillo,
a don Rodolfo Moleiro,
de quien se hace buen amigo

También a Moises Moleiro,
al pintor Manuel Cabré,
a José Antonio Calcaño,
que lo guía con buen pie

De todas esas tertulias
el Grupo Viernes nació,
en el año treinta y seis
¡La vanguardia construyo!

Pascual Venegas Filardo, Luis Fernando Álvarez, José Ramón Heredia, Óscar Rojas Jiménez, Ángel Miguel Queremel, Otto de Sola y el crítico Fernando Cabrices.

Y en la ciudad de Valencia
conocería a su esposa,
Consuelo Orta Bercht
¡Valiosa y maravillosa!

Compañera inseparable
desde el año treinta y uno
hasta el año noventa
que se despide del mundo

«Consuelo no se ha muerto.
Ella me sigue acompañando.
Siempre la siento a mi lado, como un canto.»

Hacía el año treinta y siete
su primer libro publica
“Vigilia del Náufrago”, es…
sus emociones grafica

Así que vivió en Caracas,
y hasta en México vivió,
Nicolás Guillén, Waldo Frank,
en esa tierra conoció

Hacia el año treinta nueve
sale su revista Viernes.
Nace su hija Beatriz,
en un hogar muy alegre

Se publica en el cuarenta
“Bosque Doliente” su libro.
Y en el cuarenta y dos nace
Fernando su otro hijo

En el cuatro tres, publica
“Liras”, libro de poemas,
y el premio municipal
de poesía se lleva

Los “Poemas de la noche
y de la tierra” también llegan,
ese mismo cuatro tres,
su inspiración anda plena

En el año cuatro cinco
se aparece elegante
su obra más conocida,
de “Mi Padre el Inmigrante

“Venimos de la noche y hacia la noche vamos,
atrás queda la tierra envuelta en sus vapores,
donde vive el almendro, el niño y el leopardo.”

Por el año cuatro seis
iniciaría una carrera,
agregado cultural,
representa a Venezuela

Primero se fue a Colombia
a cumplir esa misión,
y publica “Tres Nocturnos”
de una extensa colección

Luego en el cuarenta y siete
Publica el libro “Poemas”,
y otro libro con un nombre
que no cabe en la alacena

«El alma es fundamental para todo
el mundo. El alma es el ser.»

Igualmente colabora
con “El tiempo” en Bogotá,
“Letras e ideas de Venezuela”,
era su gran heredad

Después se marcha a la Habana,
Cónsul y agregado cultural,
nace su hijo Gonzalo
¡Felicidad en el hogar!

Hacia el año cuatro ocho
es el cónsul General,
en Ginebra, y ahí conoce,
al poeta Octavio Paz

Al año cuarenta y nueve
se regresa a Venezuela,
el golpe contra Gallegos
sus credenciales cancela

Y a la lucha clandestina
enseguida se incorpora,
sacar a Pérez Jiménez
es su nueva meta ahora

Fundaría varias revistas
en suelo venezolano,
acompañado de amigos
que se tendieron la mano

1949 Con el poeta Juan Sánchez Peláez funda y dirige la revista El perfil y la noche prohibida desde su primer número por el gobierno dictatorial.

1950 Funda y dirige las revistas Poesía venezolana y la Revista del Caribe.

1952 Funda la Revista Shell. Por razones políticas sólo llega a dirigir dos números, y se ve forzado a renunciar a su cargo

Y publica nuevos libros
con abnegada pasión
escribir ya es su vida
su más genuina labor

1952 «Los espacios cálidos»;.
«Todo se iniciaba en secreto»

1953 «Círculos del trueno».
Aparece también “La rama del relámpago” (notas sobre poesía y poetas).

«A muchos nos gustaría estar en posesión
de las matemáticas del cosmos
para no vivir en la desesperación.
Nos gustaría explicarnos el Universo
con los números
y no con los sentimientos
para sufrir menos
y estar más cerca de la libertad¨»

1955 Publica los poemas “Tirano de sombra y fuego”,
basado en la leyenda del Tirano Aguirre. Este libro fue dedicado a la ciudad de Valencia en su cuatricentenario

hacia el 1956 aparece su primera antología poética.

Para el año cinco ocho
es Consejero Cultural,
allá en Chile, y con Neruda,
nace una amistad genial

Embajador en Haití
luego a Israel se va,
y en Jerusalén publica
“Olivos de eternidad”

“Yo subí a tí, Jerusalén,
llevado por el oscuro viento de los siglos,
piedra a piedra,
y allí, entre tus muros de hueso carcomido,
en tu noche melódica,
abro tu libro bajo los relámpagos”

Embajador en Dinamarca,
en Noruega también fue,
pero sigue en sus poemas,
sus amores y su fe

En Chile publica “Por arte de sol”
La compañía Anónima de Divulgación Venezolana
Publica, “Poemas de Vicente Gerbasí”
El Ateneo de Valencia edita “Alegría del tiempo”

Hacia el sesenta y ocho
recibe el Premio Nacional,
mención en Literatura,
su fama es universal

Monte Ávila Editores publica su colección
“Poesia de viajes”

Embajador en Polonia.
Nacen sus primeras nietas
Marianne y Nathalie,
en su corazón hay fiesta

Ya de vuelta a Venezuela
es nombrado director,
de una insigne y gran revista
de nuestra bella nación

Revista Nacional de Cultura

En mil nueve siete cinco
su familia se engrandece,
llegarían su nieta Claudia,
y también José Vicente

Luego en el siete, siete
nacería Vicente Emilio,
otro nieto y bendición
que le regalan sus hijos

Sale otro poemario “Retumba como un sótano del cielo”.

Por allá en el siete nueve
nace Gonzalo Andrés,
otro nieto, y el maestro
lo arrulla con mucha fe

justo en el ochenta y uno
publica “Edades perdidas”,
y el CONAC, le otorga el premio
a su exquisita poesía

La Universidad del Zulia,
también la Simón Rodríguez,
Profesor Honoris Causa
lo nombraron, con violines

La Universidad de Carabobo le otorgó el título de Doctor Honoris Causa

Al cumplir setenta años
grabaría en su propia voz
a “Mi padre el Inmigrante”,
una joya en altavoz

«Mi alma está joven. Mi cuerpo no está joven.
Me preocupa mucho que la muerte se aproxime
a lentos o apresurados pasos»

Sigue andando y publicando
pues su pluma no se cansa,
es su mente un huracán
que a las letras las amansa

1985 “Los colores ocultos”

«Dios es una conformación de milagros.
Eso de que la religión es un opio de los pueblos,
es una pésima mentira»

1988 “Un día muy distante”

Su discurso para su incorporación como miembro de la Academia de la Lengua, se titulo
“Yo vivo en un estado poético”

Publica “El solitario viento de las hojas”

«Bellas nubes
Oscurecen el horizonte
de un nube diluvio.»

1990 “Iniciación de la Intemperie”

Diamante Fúnebre:
Un homenaje a su esposa Consuelo Orta Bercht

«Me apesadumbra el canto de las ranas
sobre las tumbas.
El sol brilla en las flores.
No sé si es de día
o si es de noche.
Lentas las mariposas amarillas
son mi melancolía que
va sola.»

Vicente Gerbasi cae
en los brazos del dolor
y levantarse no pudo…
Consuelo, era su amor

Así que de apoco fue
entrando en una agonía,
una enfermedad “de amor”
que sin más lo vencería

Y aunque lucido estaba
al momento de partir,
fue corriendo tras Consuelo
¡Siempre juntos hasta el fin!

Los ojos de don Vicente
se cerraron en diciembre
en la ciudad de Caracas
el veinte ocho exactamente

“Vaya poeta corriendo
por los caminos del cielo
disfrute su eternidad
Junto al lado de Consuelo”

Que aquí en Canoabo y el mundo
seguiremos expresando
que venimos de la noche
y hacia a la noche nos vamos

Don Pío Lara




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.