El presidente brasileño, Michel Temer. (Cortesía)
COMPARTE

El presidente brasileño, Michel Temer, afirmó hoy que la reforma laboral propuesta por el Gobierno y aprobada por el Senado para sanción presidencial era necesaria y la consideró como una victoria para que el país suramericano vuelva a las sendas del crecimiento económico.

“La modernización laboral es la vía rápida para nuevos empleos y para reducir el número de casi trece millones de desempleados”, señaló Temer en un pronunciamiento transmitido por la televisión pública después de que el Senado rechazó la tres propuestas de modificaciones del texto que había sido aprobado por el plenario.

Con “señales de recuperación del mercado laboral” y un llamado al diálogo entre las esferas políticas y la sociedad, Temer agradeció al Congreso por aprobar la “más ambiciosa propuesta de los últimos treinta años”, una iniciativa que, según él, lo llenó de coraje.

“Esta es una victoria de todos los brasileños”, enfatizó el mandatario, que ahora deberá sancionar la nueva ley laboral.

El texto base de la reforma fue aprobado por el plenario en primera vuelta con cincuenta votos a favor, 26 en contra y una abstención de los 77 senadores facultados para votar, de un total de 82 legisladores de la Cámara alta.

La oposición llevó a votación tres propuestas de modificación al texto original, que en caso de por lo menos una de ellas fuese aceptada haría que el proceso retornase de nuevo a la Cámara de Diputados.

Acorralado por escándalos de corrupción y con una popularidad baja, Temer se anotó así una importante victoria en su gestión.

La votación de este martes se realizó después de casi siete horas de suspensión debido a una protesta de senadoras opositoras que interrumpieron la sesión al ocupar las sillas de la mesa principal.

El incidente llevó a que el hemiciclo de la Cámara alta quedase virtualmente a oscuras por orden del presidente del Senado, Eunicio Oliveira, para evitar el boicot a la votación.

El polémico proyecto de reforma laboral es rechazado por sindicatos y cuenta con el apoyo del empresariado.

Uno de los puntos más polémicos de la reforma laboral plantea que “lo acordado valga por encima de lo legislado”, lo cual dará valor legal a los convenios pactados entre trabajadores y empleadores, aún cuando no se ajusten totalmente a las normativas en vigor.

Eso, según el Gobierno, permitirá que las vacaciones anuales sean divididas hasta en tres veces, que se pueda negociar la jornada de trabajo y otros acuerdos, siempre y cuando sean fruto de convenios colectivos y no violen principios laborales fundamentales recogidos en la Constitución.

De igual manera, el proyecto también acaba con la llamada “contribución sindical obligatoria”, conocida también como “impuesto sindical”, la cual impone que a los empleados se les descuente un día de trabajo anual para destinarlo al gremio en que están afiliados.

En otros apartados, también regula el trabajo desde casa y la posibilidad de negociar hasta el horario de almuerzo.

El rechazo de los gremios obreros a esta y otras reformas que ha propuesto el Gobierno de Temer, como la de jubilaciones y pensiones, se expresó en los últimos meses con dos huelgas generales, pero que no tuvieron una adhesión masiva de los trabajadores.

Antes de la votación en el Senado, cientos de obreros de gremios metalúrgicos protestaron contra la reforma laboral en Sao Paulo, la mayor ciudad del país, en una tibia resistencia a la propuesta del Gobierno de Temer.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.