(Foto EFE)

El presidente de Brasil, Michel Temer, confirmó hoy a Iván Monteiro como el nuevo presidente de la estatal petrolera Petrobras, luego de la renuncia en la mañana de este viernes de Pedro Parente tras las críticas a la política de precios de la compañía.

El anuncio de Temer, que fue transmitido desde el palacio presidencial del Planalto, se produjo al término de una reunión que sostuvo con Monteiro, después de que el Consejo Administrativo de la petrolera lo nombrara como su presidente interino.

El nombramiento de Monteiro como dirigente de la estatal todavía deberá ser confirmado por el Consejo, pero como el Gobierno tiene mayoría de representación en ese órgano, se considera como un hecho.

Durante su intervención, Temer aseguró que “no habrá ninguna interferencia en la política de precios de la compañía”.

“Continuaremos con la política económica que en estos dos años retiró la empresa del perjuicio y la trajo nuevamente para el rol de las más respetadas de Brasil y del exterior”, aseguró, y añadió que Monteiro es la “garantía” de que “ese rumbo permanecerá inalterado”.

Antes de desempeñarse como director financiero de Petrobras, Monteiro fue vicepresidente de Relaciones de Gestión Financiera del Banco de Brasil entre 2009 y 2015, entidad donde también ocupó varios cargos a lo largo de su carrera.

Entre ellos se encuentran el de director ejecutivo de la Junta Internacional, superintendente comercial, gerente general en las sucursales de la entidad bancaria en Portugal y Nueva York, y director comercial, entre otros.

Monteiro llegó a la estatal petrolera junto con el expresidente de Petrobras Aldemir Bendine, nombrado por la entonces presidenta Dilma Rousseff (2011-2016).

Investigado por la trama de corrupción brasileña a través de la operación Lava Jato, Bendine perdió su cargo y fue condenado por la justicia a 11 años de prisión, pero Monteiro permaneció en la petrolera y trabajó durante los dos últimos años al lado de Parente.

Parente, quien asumió la presidencia de Petrobras el 1 de junio de 2016, en sustitución de Aldemir Bendine, renunció hoy a su cargo, días después de que llegara a su fin la huelga de camioneros que paralizó Brasil para protestar contra los elevados precios del combustible.

El expresidente de Petrobras fue centro de críticas por la política de precios instaurada en la estatal, puesta en duda por el paro camionero y que dejó al país al borde del colapso.

La protesta de los camioneros fue desatada por los continuos y fuertes aumentos del precio del combustible, que el Gobierno finalmente acordó reducir y congelar hasta fin de año, mediante subsidios que le costarán al Estado unos nueve mil 500 millones de reales (dos mil 540 millones de dólares).

La empresa comenzó a salir a fines del año pasado de una profunda crisis, provocada tanto por recurrentes turbulencias en el mercado internacional, como por los escándalos de corrupción que fueron descubiertos en su seno desde 2014, y el Gobierno ha atribuido su recuperación a la gestión de Parente.

No obstante, los fuertes aumentos del precio del combustible, estopín de la huelga de camioneros, pusieron en duda su permanencia al frente de la estatal.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.