Teodoro Martínez fue figura por los escualos con cuadrangular/Foto: @tiburones_net

Tiburones de La Guaira tuvo un terrible periplo por Margarita. Tres derrotas en igual número de compromisos fue el balance de la gira en la isla, sin embargo, la vuelta a casa trajo buenas noticias para los escualos y también batazos, esos que sirvieron para que cortaran la mala racha con su triunfo de 8-4 sobre Tigres de Aragua en el Estadio Universitario.

Teodoro Martínez se convirtió en la fuente de inspiración para los varguenses, al sonar cuadrangular  de dos carreras en el tercer episodio que encaminó el cuarto laurel de los suyos en la presente campaña de la LVBP.

El menor de los hermanos Martínez empalmó vuelacercas de dos carreras en el tercer inning, contra Guillermo Moscoso, abridor de los Tigres de Aragua y Pitcher del Año de la campaña pasada.

“Eso nos hace muy bien, pues habíamos perdido tres en Margarita, un estadio muy difícil para nosotros. Conseguir esta victoria fue una forma de desahogarnos. Fui buscando un pitcheo en la zona. Moscoso es tremendo pitcher y me dije ‘cualquier cosa que pase, lo voy a atacar”, expresó el jardinero luego de consumado el triunfo.

En ese instante, Martínez fue noticia no solo por su conexión sino por su manera de celebrarla al abrir los brazos y gozarse el batazo, algo que no gustó mucho en el bando contrario al producirse un conato de trifulca en el octavo episodio luego de un lanzamiento wild que pasó cerca de su cabeza.

“Yo sé que no tuve la mejor reacción. Suelo alterarme un poco”, comentó. “Me disculpo con el equipo de los Tigres, con Moscoso. Solo fue un batazo muy importante para mí, luego de las derrotas en Margarita”.

Tiburones se fue arriba en el primer capítulo con un doble de Edgar Durán. Yeison Asencio y Samir Dueñez impulsaron en el tercero, justo antes del batazo de Martínez. Dueñez remolcó otra en el quinto.

Tigres amenazó con un racimo de cuatro anotaciones en el sexto, gracias a doble de Anthony Santander, un sencillo de Kevin Vicuña y otro de Yeltsin Gudiño.

Ozney Guillén dio el puntillazo final, con un doble en el octavo que produjo dos carreras. En la parte baja de ese tramo, realizó una gran jugada en la inicial que evitó carreras bengalíes.

El recién ingresado al roster Bennett Parry, lució en su primera apertura de la temporada. El norteamericano, quien tomó el lugar del infielder cubano Julio González en el roster, se subió a la lomita del templo de los Chaguaramos para limitar a cero carreras a los felinos durante 3.2 entradas de labor, en las cuales permitió tres imparables e invitó a seis contrarios a pasar por la guillotina.

El derecho Julio Pinto fue el pitcher ganador, mientras que Moscoso cargó con el revés.

 

IG/Prensa Lvbp




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.