Miguel Rojas/Foto: AVS PHOTO REPORT
COMPARTE

Tiburones puso fin a una racha de tres derrotas el sábado, pero iniciará la jornada de este domingo con apenas tres triunfos en sus últimos 10 partidos, récord negativo (27-28) y varias bajas en sus filas.

El inicialista y jardinero Christian Marrero no aparece en la alineación desde el miércoles, debido a una molestia en los músculos isquiotibiales, mientras que el receptor José Gil jugó por última vez el 9 de diciembre, debido a un golpe en el pulgar derecho.

Además el club vio partir esta semana a Brian Burgamy, por una luxación en el hombro derecho. Otro bate importante en el lineup.

Entretanto, Miguel Rojas fue colocado en la lista restrictiva de 14 días y no volverá a ver acción en lo que resta de eliminatoria. El campocorto viajó a Estados Unidos para atender asuntos personales, como estaba previsto desde su incorporación al equipo.

“Tenemos a tres cuatro peloteros que no pueden estar en el terreno y (el colombiano Jorge) Alfaro puede jugar, pero está en un slump (golpea de 28-3 en diciembre, sin extrabases ni remolcadas)”, se lamentó el manager Oswaldo Guillén.

Con ocho partidos pendientes, La Guaira no tiene nada asegurado y cualquier resbalón en la recta final de la eliminatoria podría comprometer sus aspiraciones de comprar un boleto para la tierra prometida en enero.

José Martínez ha estado apareciendo en la inicial y Héctor Sánchez en la receptoría, aportando sus productivos bates, mientras que Yonathan Daza ha brillado en los jardines y este domingo intentará extender su seguidilla de siete hits consecutivos. Pero el hueco dejado por Rojas en la línea central será difícil de cubrir.

Heiker Meneses asumió el shortstop y Guillén echó mano de Reegie Corona en la segunda base.

“Este es un equipo que nunca se da por vencido”, comentó Meneses, quien terminó de 5-3 con dos remolcadas en el triunfo contra Magallanes, en el que La Guaira vino de atrás. “Nos hacía falta esta victoria. Me han tocado turnos con hombres en base y he tratado de hacer contacto y mantener la concentración. Eso es lo que me ha dado buenos resultados”.

Justo eso es lo que ha estado pidiendo Guillén a sus dirigidos: paciencia en el plato.

Christian Marrero ligaba .440/.516/.640 antes de lastimarse

“No hemos bateado con hombres en bases. Tenemos que ser más consistente con gente en circulación”, se quejó el estratega antes del desafío contra los Navegantes. “Tenemos que olvidarnos de los juegos pasados y no estar pendiente de lo que hagan los otros equipos. En mi caso no le prestó atención a la tabla de posiciones, sino al juego que está en curso”.

En sus últimos cuatro juegos, antes de la victoria contra Magallanes, Tiburones ligaba de 41-9 (.220) con hombres en posición de anotar y sumaba solo seis remolcadas.

“Los peloteros quieren hacer más de lo que pueden o de lo que debieran. Llegan con gente en base y quieren dar un jonrón, en lugar de poner la bola en juego. Nos estamos metiendo mucha presión. Tenemos que ganar de manera urgente y por ese deseo intentamos dar tres hits en un solo turno, al menos es lo que percibo”, apuntó Guillén. “Tenemos que llevar al plato un plan y quedarnos en eso. Hacer las cosas pequeñas y no tratar de traer tres, sino una carrera a la vez”.

La Guaira exhibe balance de 6-8 en diciembre y, además de los problemas con la ofensiva situacional, el pitcheo ha estado inconsistente. En lo que va de mes la efectividad es de 4.80 y el WHIP de 1.52.

José Gil no solo estaba aportando su acostumbrada ofensiva, sino que era un pilar en la defensa

El zurdo Helmis Rodríguez, que ha sido una opción desde el bullpen y eventual abridor, tiene permiso para lanzar hasta el 23 de este mes. Los Rockies de Colorado no quieren que el prospecto vaya más allá.

“¿Cuántos innings tiene Helmis? No creo que nosotros estemos sobre usando a nadie. ¿Por qué nosotros tenemos que hacerle favores a las organizaciones y no al contrario? Es lo que les conviene a ellos y no al equipo. Es algo que se debe revisar”, reflexionó Guillén. “Hay que empezar a evaluar ese tipo de situaciones”.

“Es un momento difícil en el que dejo al equipo, pero confío en cada uno de mis compañeros”, escribió Rojas en su cuenta oficial de Twitter.

Guillén también tiene fe en su roster. Dirigirá con lo tenga a disposición. Antes el equipo logró sobrevivir a las ausencias de Brock Stassi y William Cuevas. Al marcharse uno se ubicaba entre los mejores impulsores de la liga y el otro dominaba la triple corona del pitcheo.

“No les quepa la menor duda. Vamos a salir a partirnos el alma por equipo. Es lo que quiero de los nueve hombres que pondré en el terreno. Aquí ninguno es diva y, hasta ahora, todos me han dado lo que he pedido. Solo hay que ser positivos, inning a inning. Porque no nos podemos dar el lujo de jugar mal”.

LVBP.COM




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.