Geraint Thomas presentó su candidatura al triunfo final en el Tour de Francia al imponerse este jueves en el mítico Alpe D'Huez, su segunda victoria consecutiva en la montaña./Foto: AFP

El galés Geraint Thomas presentó su candidatura al triunfo final en el Tour de Francia al imponerse este jueves en el mítico Alpe D’Huez, su segunda victoria consecutiva en la montaña, y mantiene el liderato ante la sorpresa general.

A sus 32 años, Thomas (Sky), doble oro olímpico en persecución por equipos, dio un golpe en la mesa al vencer en la duodécima etapa, sobre 175,5 km, entre Bourg en Maurice y Alpe D’Huez, un día después de haber ganado en la subida a La Rosière.

Cuando parecía que su jefe de filas, Chris Froome, se lanzaba a por la victoria final a 4 km de la llegada, un cuarteto de favoritos, en el que estaba Thomas, junto al francés Romain Bardet (AG2R), el holandés Tom Dumoulin (Sunweb) y el español Mikel Landa (Movistar) logró alcanzar al cuatro veces ganador del Tour.

A falta de medio kilómetro, Landa lanzó un ataque pero pronto le siguió Thomas, que como mejor llegador del quinteto, logró imponerse.

El galés sacó una ventaja de dos segundos a Dumoulin, de 3 a Bardet, 4 a Froome, quien no logró bonificación al no estar entre los tres primeros, y siete a Landa.

En la general, Thomas saca 1:39 a su compañero Froome y 1:50 a Dumoulin.

Thomas es el primer británico en ganar en Alpe d’Huez y también el primer maillot amarillo en ganar en este mítico lugar desde Lance Armstrong en 2004, aunque el estadounidense fue desposeído del título por dopaje.

Al servicio de Froome 
Thomas fue abucheado por el público en la entrega de premios, en un ambiente hostil hacia el equipo Sky por una investigación por dopaje sobre Froome, al que un espectador casi desestabiliza tras darle un golpe en un hombro.

Pese a esta nueva victoria y hacerlo mejor por segundo día consecutivo que su compañero Froome, el galés indica que el cuádruple ganador del Tour sigue siendo el jefe de filas en el Sky.

“Ya lo dije el miércoles. ‘Froomey’ sigue siendo el líder. Está acostumbrado a carreras de tres semanas. Para mí es un terreno desconocido y puedo perder la carrera en un día”, dijo Thomas, que se aprovechó, igual que su líder de equipo, del gran trabajo del colombiano Egan Bernal, que marcó el ritmo y tiró del grupo durante la subida al Alpe D’Huez y que a sus 21 años se presente como el futuro prometedor del ciclismo de su país.

Bernal fue el único lado positivo de una jornada aciaga para el ciclismo colombiano, ya que Rigoberto Urán (EF Education), segundo el año pasado, abandonó sin comenzar la jornada, Fernando Gaviria, ganador de dos etapas en este Tour, se retiró en el penúltimo puerto (Col de la Croix du Fer) y Nairo Quintana (Movistar) perdió muchas posibilidades de victoria al ser noveno en la etapa a 47 segundos, y está en ese mismo puesto en la general, a 4:13.

“Fue un día bastante rápido, difícil, no tenía más fuerzas. Lo he dado todo. Era lo que tenía. Ahora a esperar día a día para ver como sigo yendo·, afirmó Quintana.

Mal día de Quintana
El ciclista de 28 años, segundo en 2015 en el Tour y tercero en 2016, intentó escaparse del grupo de favoritos a falta de 7 km para llegar al Alpe d’Huez, pero fue rápidamente alcanzado, para ser descolgado poco después, tras pagar el esfuerzo.

La jornada alpina fue mala para los esprinters, ya que además de Gaviria, abandonaron el holandés Dylan Groenewegen y el alemán André Greipel.

La etapa estuvo animada por la escapada de casi 70 km del holandés Steven Kruijswijk (Lotto), alcanzado por los favoritos a 4 km de meta.

Por su parte, el italiano Vincenzo Nibali (Bahrain) sufrió una caída a poco más de cuatro kilómetros para la meta, aparentemente provocada por una moto, pero pudo continuar y acabar la etapa, aunque al final se le descubrió una vértebra fracturada, que le obligó a retirarse.

El italiano de 33 años se vio en el suelo en ese momento clave, pero pudo volver a montar en su bicicleta, aunque acumuló un retraso, que le colocó cuarto en la general, a 2:37, antes de decidir abandonar horas después.

El maillot amarillo del Tour, Geraint Thomas, se vio frenado por el incidente, pero pudo reducir progresivamente la desventaja con su compañero de equipo Froome y terminó ganando la etapa.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.