Foto: Cortesía
COMPARTE

Dayrí Blanco | @DayriBlanco07

En la oficina no tienen tiempo de hablar. Siempre están apurados. Pero la tarde de este jueves se pusieron al día. Maryorie le contó a Lucas lo difícil que ha sido conseguir harina para los desayunos de sus dos chamos, y él le dio algunos secretos que ha usado su tía para sustituir las arepas. Hubo chance de hablar de eso y más mientras caminaban desde la avenida Bolívar hasta Naguanagua. Lo hicieron sin molestarse. Sorteando barricadas, e incluso se quedaron un rato apoyando la protesta en la Redoma de Guaparo. No fueron los únicos que lo hicieron. Esta vez no hubo malas caras.

La jornada fue sorpresiva. La convocatoria inicial de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en Carabobo era marchar desde la Plaza Santa Rosa y la avenida Bolívar Norte, hasta el Palacio de Justicia, en la avenida Aranzazu. Pero decidieron cambiar el plan y evitar más represión ante la cantidad de funcionarios de diferentes cuerpos de seguridad en los alrededores del ente tribunalicio. “Vamos a hacer un trancazo en todo el estado hasta las 6:00 p.m.”, anunció el diputado de la Asamblea Nacional (AN) Marcos Bozo,un poco antes del mediodía.

De inmediato, en los dos lugares donde partiría la movilización se acató el llamado. Una hora más tarde ya eran 14 los puntos contabilizados con cierre de calles, y 4,75 kilómetros de la Autopista del Este estaba bloqueada desde el Distribuidor El Trigal hasta el Distribuidor Naguanagua. Todo iba bien. Sin reportes de incidentes. Maryorie solo se quejaba de lo incómodas que resultaban sus sandalias. Pero se detenía a descansar en algunos tramos y seguía.

La sociedad civil se instalaba en cada esquina con banderas, pancartas y consignas. También estaban preparados para cualquier ataque. La mayoría tenía máscaras antigases y cascos para protegerse de una posible represión. Mientras tanto, compartían entre ellos sus preocupaciones ante la pretensión del Gobierno de instaurar una Asamblea Nacional Constituyente (ANC). Era un tema en común de jóvenes, padres, e incluso abuelos. Y quienes pasaban por alguna zona de trancazo, como Maryorie y Lucas, se sumaban al debate.

Solo faltaba una hora y media para que la actividad culminara. Eran las 4:30 p.m. cuando una comisión de orden público de la Policía de Carabobo llegó al Distribuidor El Trigal. Lo hicieron desde la avenida Paseo Cabriales, por el parque Fernando Peñalver. Se incorporaron caminando con sus escudos a la San José de Tarbes y emboscaron a los manifestantes. Hubo confusión. A esa hora muchas personas transitaban por el lugar al salir de sus trabajos. Algunos caminando, otros tras el volante. Todos intentaron escapar de los gases lacrimógenos a su manera y el área colapsó. Lo jóvenes de la resistencia lograron hacer que los funcionarios retrocedieran, al defenderse con cohetones y piedras.

Veinte minutos más tarde, ya sin conductores ni peatones por la zona, los uniformados regresaron y ganaron espacio. Los manifestantes desistieron de culminar la actividad a las 6:00 p.m., luego de más de 10 heridos por impactos de piedras en varias partes del cuerpo. 

Ya a esa hora Maryorie y Lucas, quienes además de compañeros de trabajo son vecinos, estaban en sus casas. Ella llegó buscando unos zapatos deportivos. Si le tocaba caminar de nuevo lo haría sin problemas, pero más cómoda.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.